Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

7 objetos casuales que se convirtieron en mesas alucinantes

En realidad, lo único indispensable para tener una buena mesa es que su superficie sea plana y que tenga una altura idónea para el uso que le quieras dar. A partir de ahí, imaginación al poder. Hoy nos hemos dado una vuelta por la red para encontrarte las mesas más ingeniosas que te puedas imaginar. Hay alguna hackeo, mucho reciclaje y, sobre todo, toneladas de creatividad en estos proyectos. ¡Mira cuántas ideas chulas!

Con buen pie

Pinterest

Si en el lote de cosas que has heredado de tu familia hay una vieja máquina de coser con pies, ¡estás de suerte! Son la base perfecta para hacer con ellas mesas de todo tipo. Desde aparadores a escritorios o incluso muebles de baño. Fijaros en éste que os mostramos. Sus paredes son lisas, su suelo tipo microcemento o similar. Y su lavabo, tan sencillo como nuestras famosas patas de hierro, con una tapa de roble de unos 4 cm de grosor, un lavabo de superficie y un grifo de caño alto. El papel pintado del fondo y su techo de madera, lo hacen ¡muy muy Pinterest!

¡Qué pasa, tronco!

BohoChicStyle

Posiblemente la cosa más fácil del mundo. Sobre todo si tienes cerca un leñador o carpintero que sabe dejarlos así de limpios y atractivos. La idea es que aproveches los troncos de madera de árboles caídos. Según el grosor o tamaño que tengan, se pueden hacer mesas auxiliares más grandes o conjuntos de varios (por ejemplo, en escalera). Podéis dejar el tronco tal cual, o incluso pintarlo para darle un acabado más nórdico o contemporáneo. Y si te preocupa tener que moverlo para limpiar, ponle unas ruedas en la base ¡y solucionado!

Asaltando la fontanería

DRLivingHome

Mírala bien. Seguro que has visto más de una réplica de este modelo de mesa de estilo industrial, que ¡sorpresa sorpresa! Puedes hacer tu mismo. Necesitarás un sobre de cristal con cantos redondos, tubos de cobre de fontanería, algunos codos y tes para hacer los cruces y unas tablas de madera. Después de un bañito de pintura, ¡mirad qué mesa tan auténtica! Y, sobre todo, original. En este salón tan ecléctico es la pareja perfecta para sus suelos de madera natural.

Universo palés

Tiestwra

Deberían tener un club de fans propio. Los muebles de palés han ido ganando adeptos hasta convertirse en toda una cultura del reciclaje y el consumo responsable. Hemos visto muebles de terraza, jardineras verticales, algún cabecero de cama, y cómo no, ahora también mesas de centro. La de la foto tiene además el encanto de llevar incorporadas unas patas tipo horquilla, que ahora mismo son tendencia.

Comer sobre la puerta

DolceCasaStudio

Una vieja puerta puede ser la base perfecta para hacerte una mesa de gran tamaño. Igual que con las maletas, comienza saneando la puerta y dale una mano de pintura del color que más te guste. Finalmente, según el tipo de pintura aplica una selladora y ¡lista! Para la base puedes usar caballetes o incluso patas atornilladas, dependiendo del tamaño de la puerta. En este salón sin querer se han convertido en la pieza estrella, sobre todo gracias a esa pintura azul que le da un sabor muy mediterráneo.

Sólo para espíritus aventureros

Interiorismos

Depende de las que tengas y de su tamaño, pero apilando viejas maletas puedes hacer mesas o incluso mesitas auxiliares con un aire muy vintage. Búscalas en mercadillos o tiendas de segunda mano y dales una nueva vida. Lo primero será “sanearlas” para quitarles suciedad o piezas deterioradas y, partir de ahí, nada como una mano de pintura y un poco de bricolaje. En la foto podéis ver como solo dos maletas hacen las veces de mesita de noche. Pintadas en blanco y azul antiguo, decoradas con unas tachuelas, y cubiertas con un cristal sobre el que apoyar lo que quieras. Son el complemento perfecto a esa pared con friso de madera blanca o ese suelo de madera natural de aspecto antiguo. ¡Bohemio y cálido a la vez!

Con ventilador (de serie)

ApartmentTherapy

Estaba ahí, era inevitable, y además estaba en medio. Así que pensaron en darle un repasito de pintura para acero inoxidable y ponerle un sobre de cristal. ¡Y listo! Ahora es el centro de todas las miradas y tertulias de esta terraza de aspecto rústico. Junto a ella, un sofá hecho con ladrillos y tablas de madera, apoyado sobre una pared forrada con tarima de exterior. Unas tiras de Led para iluminar y ¡poco más! Ya tienen listo su rincón chill out.


Fuente