Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

A la Familia Real Británica se les suma otro problema, esta vez con el personal de servicio

'El Cotillómetro'

Al parecer, a la familia real britántica, sobre todo a la Reina Isabel II, debe preocuparles bien poco que el personal de servicio tenga vida familiar más allá de sus obligaciones laborales en Palacio.

Según informa el diario británico ‘The Sun’, ante la llegada de las Navidades y la tradición que tiene la Familia Real de ir a pasar estas fechas en Sandringham, una casa de campo de 32 km cuadrados de su propiedad, ésta habría pedido al personal de servicio que, para evitar contagios por coronavirus, se mantuvieran aislados de sus familias y sus casas durante 4 semanas.

Al parecer, la reina Isabel II tiene miedo que, de no producirse ese aislamiento, se arriesgarían a poder ser contagiados por el personal de servicio durante esas vacaciones. Ante esta petición, el personal de servicio se habría negado y habría dicho “basta”, diciendo, además, que esa petición no tiene “precedente” alguno. Afirman ser “leales” a la Casa Real pero que se les pida eso es “demasiado” y mucho más si se tienen en cuenta las fechas a las que se refieren ya que se mantendrían separados de sus familias en Navidad.

Ante esta situación y ante la valiente negativa de los empleados, la monarca podría verse obligada a celebrar la Navidad en el Castillo de Windsor por primera vez en 33 años. Menudo “problemón” deben pensar.

Más vale que piensen en el verdadero problema que tienen encima por las famosas “andanzas” del Príncipe Andrés con Jeffrey Epstein, financiero​ condenado​ por tráfico de menores en el mundo de élite​ y conocido como depredador sexual, y que están siendo investigadas.

Está claro que dónde pasar las Navidades no es el mayor de los problemas de la familia Windsor.

Fuente