Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Atención, para el gamberro de turno: Llamar al 112 para gastar una broma te puede salir muy caro

Se creen muy graciosos

Artículo de ‘El Cotillómetro’

Aunque parezca increíble, lo cierto es que hay individuos que son capaces de utilizar el número de  teléfono de emergencias 112 para gastar bromas. Y, por desgracia, no son casos aislados.

El pasado año, el 112 recibió cerca de 19.000 llamadas para gastar una broma, registrando además, 90 alertas simulando sucesos que no se habían producido, haciendo movilizar a los correspondientes dispositivos de emergencia para acudir a los supuestos lugares donde realmente no había sucedido nada. Esto en detrimento de poder acudir a tiempo, para realmente a atender a los que verdaderamente lo necesitaban.

La actividad de esta ‘gentuza’ supone una media de 80 llamadas diarias a un servicio que resulta crucial en caso de una verdadera emergencia.

Por citar un ejemplo de hasta dónde llega la estupidez de estos gamberros, en una grabación de una llamada, hemos podido escuchar cómo el que llama al 112 pide que le envíen unas hamburguesas. Cuando la operadora le recuerda que ese es un número para emergencias, el ‘graciosillo’ le indica que está muriéndose de hambre. Esta se podría considerar una broma estúpida sin mayor trascendencia, pero hay llamadas que provocan la movilización de todo un dispositivo de emergencias, ya que simulan una situación de extrema gravedad.

Lo que deben desconocer estos parásitos, es que llamar al 112 para gastar bromas está tipificado como delito en el código penal, lo que puede acarrear penas de prisión desde 3 meses a 1 año, además de multas que podrían llegar hasta los 60.000 euros:

Artículo 561 del Código Penal: ¨quien afirme falsamente o simule una situación de peligro para la comunidad o la producción de un siniestro a consecuencia del cual es necesario prestar auxilio a otro y con ello provoque la movilización de los servicios de policía, asistencia o salvamento, será castigado con la pena de prisión de tres meses y un día a un año o multa de tres a 18 meses¨.

Si conocieran las consecuencias, se lo pensarían dos veces antes de gastar estas bromas de mal gusto.