Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Atentos a las nuevas estafas telefónicas, correos o mensajes que no paran de crecer

Se pueden convertir en una auténtica pesadilla

 

Últimamente se están produciendo nuevas estafas telefónicas por lo que debemos permanecer muy alerta ya que cada vez son más numerosas y no se cortan un pelo a la hora de intentar cometer el fraude.

En los últimos días hemos tenido conocimiento de dos intentos de estafas telefónicas con las que los delincuentes intentan robar todos los datos de sus víctimas para saquearlas sin tener el más mínimo escrúpulo, ya que suelen elegir como víctimas a las personas de avanzada edad.

Por un lado, desde el número de teléfono 921 601 543, suponemos que habrá muchos más números, están realizando llamadas telefónicas, sobre todo a personas mayores, identificándose como que llaman, atentos, de Microsoft para, en teoría, informar a sus víctimas de que sus ordenadores han sido hackeados. Los sinvergüenzas piden todo tipo de datos con la excusa de solucionarles el “grave problema informático” e imaginen todo lo que pueden hacer con esa información. Estad alerta.

Por otro lado, un usuario de Twitter ha publicado un mensaje que ha recibido en su móvil, supuestamente, de CaixaBank. En el mensaje le dicen que su cuenta ha sido desactivada y para reactivarla, le invitan a hacer clic en un enlace más que sospechoso. El problema para los estafadores, en este caso, es que el hombre al que le enviaban el mensaje ni siquiera tiene cuenta de CaixaBank.

Mirad:

Es importante que estéis alerta porque cuando peor están las cosas, es cuando más intentos de estafa surgen. Algunos son muy torpes, como el caso de CaixaBank, pero otros son tremendamente creíbles. No hagáis nunca clic a ningún enlace que os venga de una fuente desconocida o que, por lo que sea, os levante algún tipo de sospecha.

Y, en el caso de que la llamada o el mensaje procediera de una supuesta compañía con la que operéis habitualmente, no os debéis fiar, pues estas compañías NUNCA os van a pedir datos personales ni mucho menos claves ni contraseñas.

Fuente: El Diestro