Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Brutal repaso al Gobierno por parte de Ana Rosa Quintana

'El Cotillómetro'

Nos hemos quedado sorprendidos con el demoledor editorial de la periodista Ana Rosa Quintana en su programa matinal de la cadena Telecinco. No estamos acostumbrados a ver cómo en esa cadena queda algún que otro valiente suelto y sin mordaza, con independencia de que pueda caer mejor o peor, y se atreva a criticar la gestión de este gobierno ¡Muy raro!

Os mostramos sus palabras literales:

«Hace 102 años, en mayo de 1918 los españoles se despertaban con titulares como el de el diario El Sol: ‘Una Epidemia llega a Madrid del domingo 20 al lunes 21 de mayo’.

Tras las fiestas de San Isidro, empezó a ponerse enfermo un gran número de los vecinos de Madrid. Al poco tiempo el Ayuntamiento reconoció la epidemia y las delegaciones del gobierno de toda España informaban puntualmente absolutamente de todo, puntualmente, cada día, a la prensa. Por eso, esta pandemia, que acabó con la vida de más de 50 millones de personas en el mundo, se llamó ‘La Gripe Española’, porque la guerra hizo que sólo existiera libertad de prensa en España, que era neutral.

Solo se informó aquí de lo que estaba ocurriendo y, por esa ausencia de censura, no se silenciaron las cifras reales de una plaga que dejó más muertos que la Primera Guerra Mundial. Hasta la misma Casa Real informó sobre el  contagio del Rey Alfonso XIII.

Un siglo después tenemos menos información que en 1.918, el gobierno selecciona a los periodistas, a los que responde en ruedas de prensa, el ejecutivo va a facilitar, a posteriori, los informes técnicos sobre las fases de cada autonomía, no sabemos quiénes son los expertos que toman las decisiones, y ahora nos enteramos del contagio de varios militares que estuvieron en octubre compitiendo en un evento deportivo en Wuhan, a los que se les pidió que no hablaran.

Ante esta situación las manifestaciones que comenzaron en la calle Nuñez de Balboa en la capital, ya se han extendido a otros barrios de Madrid y a otras ciudades de España. Unas protestas que ponen de manifiesto el hartazgo de parte de la población ante la merma de libertades que supone prorrogar, un mes más el ‘Estado de alarma’. 

Además de la falta de explicaciones, a esto se suma el final de los aplausos a los sanitarios y la falta de transparencia que han conseguido que se pase de los aplausos a los abucheos y a la cacerolada.» 

Nada más emitirse, han vuelto a aparecer los ‘odiadores profesionales’ de twitter para lanzar sus ataques contra la comunicadora.

Una cosa no excluye a la otra ¿no os parece?