Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Carlota Corredera queda retratada con una mísera frase sobre los muertos por Coronavirus

Un esperpento

‘El Cotillómetro’

Pocos personajes que participan en ‘Sálvame’ se “salvan” de ser unos auténticos indocumentados y unos descerebrados, pero lo de la presentadora Carlota Corredera es algo que ya clama al cielo. Va por la vida como si ella hubiera sido la primera o única en todo: única mujer que ha tenido hijos, única mujer que se ha casado, única mujer que trabaja e incluso única mujer en el mundo que ha adelgazado, o eso cree ella, y como única o primera se cree en la obligación de darnos a todos consejos de vida.

Pero el extremo nauseabundo de este personaje llega cuando tratan algún tema político en el programa. Ella todo lo sabe, corta a sus colaboradores y pretende darles lecciones adoptando esa pose que adoptan los que van de listos cuando creen que van a soltar alguna frase lapidaria, mira al cielo mientras habla y extiende sus manos a un lado y a otro para que todo el mundo haga lo que hace ella consigo misma de una forma continua: escucharse.

Uno de los momentos más vomitivos de este personaje, tal y como denuncia una tuitera, ha llegado cuando se ha referido a las personas que han perdido su vida víctima del Coronavirus. Como no podía ser de otra forma y asumiendo como suyo el discurso del gobierno que subvenciona su cadena, tiene que relativizar la muerte de esas personas y tratarlas como si solo fueran números: “No quiero faltar al respeto por los fallecidos pero oye, la vida sigue“.

Solo hace falta tener un poquito de memoria para recordar a esta señora llorando porque por fin se había hecho justicia con el caso de ‘La Manada’ (cuando Carlota pronunció entre lágrimas ‘yo sí te creo) Ahí, la vida se paraba. Ahora, con más de 20.000 muertos en España, se permite relativizar esta tragedia. Parece claro que para ella hay otras prioridades.

¿Que no quiere faltar al respeto a los fallecidos? Pues sí, está faltando al respeto a miles y miles de fallecidos y familias que lo están pasando muy mal por no poderse despedir de sus seres queridos que en su mayoría son ancianos que hicieron muchos esfuerzos por levantar este país y ahora se les está abandonando. Ellos no asistieron a ninguna manifestación, a ningún partido de fútbol, a ningún concierto, a ningún acto multitudinario (donde el gobierno no tomó medidas para prohibirlos a pesar de las advertencias de los organismos)…y se están muriendo porque han sufrido contagios.

Está faltando al respeto de cientos de sanitarios que, por estar en primera fila, están contagiándose o muriendo por no contar con equipos de protección adecuados. Pero se permite realizar, con orgullo, una entrevista a una ‘feministra’ que es considerada como una de las mayores causantes de esta enorme tragedia.

No puede ser más cafre y más indecente.

Fuente