Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Cazado por una cámara un repartidor escupiendo una pizza

Se enfrenta a una dura pena de prisión

Repugnante:

La cámara de seguridad de un edificio captó el momento en el que un repartidor de pizza abría la caja que contenía la pizza y se dispuso a escupir varias veces, sobre el pedido de un cliente al que iba a entregárselo, mientras se hacía selfies.

Un vecino del propietario del edificio vio las imágenes de las cámaras de seguridad varios días después y alertó al inquilino, que inmediatamente presentó la denuncia contra el repartidor.

Este repugnante y vomitivo gesto tuvo lugar en una provincia al noroeste de Turquía, en 2017, pero se ha convertido ahora en actualidad:

El ya ex-repartidor, que fue despedido de la empresa por este suceso, siempre lo negó, pero se enfrenta ahora, varios años después, a la petición que ha hecho un fiscal de entre dos años y medio hasta 18 años de prisión (algunos asesinos en nuestro país tienen menos condena).

Aunque la pena que solicita pueda parecer desproporcionada, el fiscal turco le acusa de dos cargos: «poner en peligro la vida o la salud de otras personas estropeando el contenido de los alimentos» y «degradación de la propiedad».

Consuela saber que ésto ocurrió en otro país porque, en España, eso seguro que no ocurre…