Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

CÓMO acabar con la sequedad de las manos de manera natural

Hay infinidad de productos cosméticos pero si leemos los ingredientes que incorporan nos podemos llevar una desagradable sorpresa

Todos sabemos que lavarse las manos correctamente con agua y jabón o usar gel hidroalcohólico (desinfectante para manos) es fundamental como medida de protección frente a enfermedades y evitar su propagación.

Pero el uso excesivo de jabones o los distintos geles hidroalcohólicos que usamos a lo largo del día, provoca que la piel de nuestras manos se reseque en exceso e incluso se irrite.

Para contrarrestarlo lo mejor es una buena hidratación.

Hoy día, el mercado ofrece una gran variedad de productos diseñados para tal fin, pero si nos detenemos a leer la letra pequeña con la descripción de los ingredientes que contienen, encontraremos ‘petrolatos’, es decir, compuestos químicos derivados del petróleo. Estos ingredientes cubren la piel formando una especie de película que crea una textura muy suave que hace que parezca que tenemos la piel hidratada, pero realmente esa película lo que está haciendo es evitar que la piel transpire y elimine toxinas, lo que desembocará en que, a la larga, las manos se resequen aún más.

Existen alternativas naturales muy eficaces para el cuidado de nuestras manos que, manteniendo una rutina constante en su aplicación, ayudarán a eliminar la sequedad manteniéndolas hidratadas.

Una de ellas, sin duda la mejor en nuestra opinión, es la del ACEITE DE OLIVA,
un excelente hidratante natural y uno de los más efectivos gracias a los ácidos grasos que contiene. Protege la piel de factores externos además de ayudar a la regeneración celular.

Artículo relacionado: POR QUÉ Deberíamos Usar Aceite De Oliva Para La Piel

Se trata de un remedio casero muy antiguo pero no por ello menos eficaz. Un tratamiento nutritivo natural hecho con aceite de oliva y limón, es una excelente alternativa para el cuidado y protección de nuestras manos.

Tan solo vamos a necesitar:

  • Un pequeño recipiente o cuenco
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Un chorrito de limón

Os dejamos un vídeo muy cortito que os va a resultar muy práctico: