Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Cómo aprender a elaborar tú mismo jabones naturales de manera sencilla #QuédateEnCasa

Te lo explicamos paso a paso

#QuédateEnCasa

De lo que no hay ninguna duda es que la mejor forma de cuidar nuestra piel es usando productos naturales y dentro de ellos, los jabones naturales son el producto por excelencia, ya que no llevan incorporados químicos que pueden dañarnos la piel con el tiempo.

Los hay de muchos tipos (romero,avena, manzanilla, vainilla…) que hacen que podamos mantener nuestra piel hidratada y sana, ya que contienen propiedades que protegen la piel de los agentes externos que la lesionan continuamente. Cada uno de esos ingredientes aporta propiedades relajantes, depurativas, protectoras y exfolantes.

En estas semanas de confinamiento donde vamos a tener tiempo, lo podemos  aprovechar, entre otras cosas, para aprender a elaborarlos nosotros mismos de una manera sencilla.

Vamos a necesitar:

-Guantes, una camiseta o jersey de manga larga y, a poder ser, unas gafas protectoras  (si no las tuviésemos, bastaría con cualquier lente a fin de proteger nuestros ojos de posibles salpicaduras). Es importante también realizar la tarea al aire libre (patio, terraza o lugar que tenga buena ventilación).

– Un litro de aceite de oliva nuevo o usado (filtrado)

– 200 gr. de Sosa caustica que podemos adquirir en droguerías o Supermercados.

-Un litro de agua.

-Túper o moldes de silicona

-Una paleta o cuchara de madera

-Un recipiente de plástico duro

Elaboración:

-Tras ponernos los guantes y las gafas vertemos el agua  en un recipiente

-Añadimos la sosa cáustica con mucho cuidado, poco a poco y de manera muy gradual, de modo que vaya reaccionando, cogiendo calor y disolviéndose la sosa. Retiraremos la cara lo máximo posible.

-Antes de volver a echar otro poco de sosa, esperaremos a que se disuelva la ya vertida. Mucho ojo: nunca haremos la operación al revés, es decir, echar agua sobre la sosa ya que es muy peligroso.

-Dejaremos reposar la mezcla de agua y sosa hasta que la temperatura baje hasta unos 40ºC aproximadamente (que al tocar el recipiente no nos queme).

-Una vez la sosa esté diluida y enfriada, verteremos el aceite de oliva. Veremos que el aceite se torna algo pastoso. Removeremos con la paleta o cuchara, suavemente y constantemente para que la mezcla se complete.Tenemos que armarnos de paciencia porque este proceso será largo.

-En mitad del proceso, de manera opcional, podemos añadir algunas gotas de aceite esencial, café molido, ralldura de naranja o limón, etc..

-A continuación, sobre una tabla, colocamos un molde y lo rellenamos con la mezcla. Después lo dejamos reposar un par de días, para que se complete la soponificación.

-Sacaremos del molde el jabón ya conformado y lo cortamos en trozos (también podemos usar moldes pequeños de silicona) y los dejaremos al aire libre o envueltos en papel de cocina para que se sequen del todo, se endurezcan, pierdan los restos de agua y la sosa complete su neutralización. Deberán permanecer en secado durante un mes, tiempo en el cual el pH del jabón se regularizará.

-Una vez pasado ese tiempo, tenemos nuestros jabones listos para su uso.

A continuación te dejamos un vídeo en el que lo explican de una manera muy sencilla:

https://www.youtube.com/watch?v=W7UUuR_2TJg