Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Cómo debemos actuar ante un accidente de tráfico. Manual básico de rescate.

La importancia de las pautas que debemos seguir, ya que los primeros minutos son vitales

Desgraciadamente los accidentes de tráfico en las carreteras siguen sucediéndose a diario, a pesar de las campañas de concienciación que nos llegan a través de los diferentes medios.

A lo largo de nuestra vida, a los conductores nos ha tocado o nos tocará presenciar más de un trágico accidente. En muchas ocasiones vemos que ya están interviniendo los equipos de rescate. Pero se nos podría presentar el caso en el que seamos los primeros testigos en presenciar un accidente de tráfico y sabemos que los primeros minutos que transcurren hasta que llegan los servicios de socorro son vitales para las personas que acaban de sufrir un accidente, ya que nuestra diligencia podría evitar algunas lesiones graves o incluso muertes.

¿Sabemos realmente cómo actuar ante un accidente de tráfico?

Existe un manual elaborado por la Asociación Profesional de Rescate en Accidentes de Tráfico (APRAT) y la DGT, en el que se recogen una serie de pautas que nos servirán de gran ayuda para gestionar situaciones críticas en los accidentes de tráfico.

Está dirigido a los equipos de profesionales, pero también a los ciudadanos anónimos que puedan ser testigos de un accidente, siendo de vital importancia las primeras actuaciones.

Debemos ser conscientes de la importancia que tenemos al ser el primer testigo, ya que somos indispensables para activar de manera eficiente los servicios de emergencia. Solo si tenemos los conocimientos adecuados, centraremos la atención en socorrer a los heridos. El teléfono de emergencias es el 112. Es muy importante dar el aviso de forma correcta y con la máxima información posible del lugar del incidente. Hay que ser breve y conciso a la hora de transmitir los datos.

 

A continuación te mostramos las pautas a seguir recogidas en el manual si te encuentras con un accidente de tráfico:

1. Estaciona tu vehículo en un lugar seguro, si fuese posible antes del accidente y fuera de la calzada donde no estorbe ni produzca nuevos accidentes de tráfico.
2. Apaga el vehículo, echa el freno de mano y coloca las luces de emergencia.
3. Antes de salir del vehículo colócate el chaleco reflectante.
4. Coge los triángulos de señalización y señaliza el accidente de tráfico; si es de doble sentido a 50
metros en ambos sentidos y si es de uno, como las autovías, el primero a 50 metros y el otro si
fuese necesario a 150 metros mínimo.
5. Quita las llaves de contacto del coche accidentado y echa el freno de mano, si las circunstancia
lo hiciesen posible.
6. Evita que se fume cerca del lugar del accidente.
7. No modifiques el estado de los vehículos o de las víctimas, al menos que ello suponga un peligro
para la circulación o para las propias víctimas.

En la fase inicial lo importante es protegerse a uno mismo y a los demás, siendo consciente de
los riesgos existentes. Una conducta inadecuada puede poner en peligro nuestra propia integridad. Existen innumerables casos en que una incorrecta actuación inicial ha provocado incluso la muerte del propio actuante.

 

 

El Socorro:

Para socorrer no basta solamente con ser solidario y tener buena voluntad, sino que es necesario conocer y aplicar una serie de conocimientos, técnicas y aptitudes. Por eso, si nos precipitamos o desconocemos las técnicas adecuadas, podríamos agravar el estado de las víctimas y provocar secuelas irrecuperables. Si no se sabe qué hacer, no hacer nada.
Antes de realizar cualquier maniobra de rescate en el escenario del accidente, se considera necesario realizar una valoración de su seguridad propia y de los accidentados. De ésta forma evitaríamos ser el rescatador rescatado:

1. Solo si se tiene conocimientos básicos de primeros auxilios
2. En caso de ser un motorista el accidentado, No quites el casco.
3. No rescates a personas de vehículos inestables.
4. Si alguna víctima lo precisa, realiza apertura de la vía aérea.
5. Comprime las heridas sangrantes.
6. No movilices a la víctima si no se tiene conocimiento, salvo situaciones de riesgo
por incendio o explosión inminente.
7. Afloja las prendas que aprieten a las víctimas.
8. Protege a las víctimas del frío o del calor.
9. No des a las víctimas nada de beber ni comer.