Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

CÓMO decorar tu hogar con flores más allá de tenerlas en un jarrón

Puedes transformar el ambiente

Tener flores frescas y plantas en tu hogar es un placer. Imagínate levantarte un domingo por la mañana y ver unos tulipanes en la mesa en la que vas a desayunar, o ver con el tiempo cómo van creciendo las plantas en tu terraza, son  esos pequeños placeres que nos regala la vida.

Además de dar alegría, las plantas y las flores nos permiten aportar un toque de frescura y de color a cualquier espacio, rompiendo en ocasiones con la monotonía y con el ambiente de siempre. Ni que decir tiene que también aportan bienestar.

Además de tener las flores en un jarrón, hay otras formas de tener flores y plantas en casa.

Flores bajo cúpulas

Colocar unas flores bajo una cúpula de vidrio es una buena idea decorativa a la hora de darle por ejemplo un toque especial a la presentación de tu mesa, en combinación con el jarrón de flores que pondrás en el centro de ésta.

Porcelana para decorar

Tazas, fuentes y salseras son un fantástico recurso para decorar con flores y darle uso a esa vajilla tan bonita que nunca usas, o de la que te quedan piezas desparejadas. En ellas, puedes realizar alegres composiciones florales colocando las flores con un poco de agua, o preparando centros utilizando la esponja verde que utilizan en las floristerías, y que te permitirá humedecerlas y que se mantengan en buen estado durante varios días.

Flores en botellas 

Las flores no solo tienen que ir dentro de un jarrón tradicional. Una forma de reutilizar botellas de vidrio es usarlas como jarrones. Aparte de dar color, también proporcionan un toque de luz a la estancia.

Vasos o copas de cristal

Además de tazas o salseras de porcelana para llenarlas de flores, también podemos hacer lo mismo con las copas y los vasos de la cristalería.

Botes de conservas 

Seguro que esta idea la tenéis más que vista en restaurantes, pero sigue siendo un elemento muy recurrente para reutilizar botes de conservas de cristal para decorar no solo una mesa, sino también un rincón de la terraza o una cena veraniega en casa. Puedes dejar los botes tal cual están, o dejar volar la imaginación y decorarlos con puntilla, rafia o pintarlos.