Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

CÓMO decorar un dormitorio para que quede acogedor

No debe faltar tu toque personal

Sencillos consejos para hacer de tu dormitorio una habitación con estilo

El dormitorio, como su propio nombre indica es una habitación donde se duerme, por lo que es imprescindible elegir una decoración adecuada para que la estancia sea confortable e invite al descanso, sin que falte un toque de personalidad y sea funcional.

Te proponemos algunas ideas que ayudarán a que consigas una decoración óptima:

Mide el dormitorio

Antes de hacer nada debes tomar medidas de la habitación tanto de las paredes como las distancias con las ventanas, enchufes, columnas o radiadores. Con las medidas puedes hacer un plano e irte haciendo una idea de los espacios que queden disponibles.

El primer elemento es la cama

Elige la cama que más te guste. Puede ser con canapé, con cajones de almacenaje, con somier laminado, etc.. Es importante que tengas el tamaño de la cama así como el espacio que dejas a cada lado de la cama, este deberá ser de al menos 50 centímetros. Una vez situada la cama ya puedes pensar en el resto de los elementos. En cuanto al cabecero de la cama, éste puede ir incluido en la pieza o ir de forma independiente. Puedes hacerlo tú mismo si eres mañoso con tablas de madera, hacer cabeceros originales con palets, material acolchado o incluso con cojines. Quedan muy decorativos.

Las mesitas de noche

Estos pequeños muebles suelen servir para guardar objetos personales o ropa íntima, además de portar la lamparita o el libro de lectura. El modelo que elijas irá en función del estilo que quieras dar al conjunto. No tienen porqué ser iguales a cada lado de la cama. Además, puedes optar por mesas auxiliares, cajoneras, estanterías suspendidas en la pared o bonitos taburetes.

Las paredes

Lo ideal es elegir colores suaves conseguir calidez en estancia  pero puedes dar un toque diferente a la pared en la que se sitúa la cama, por ejemplo con una pintura de distinto color e incluso forrándola con un original papel pintado o revestirla con vinilo. Hay una amplia gama de estilos, desde los tradicionales hasta los más innovadores, se trata de elegir el que más se adapte a tu gusto.

El armario

Puedes optar por un armario sin puertas o cerrado pero lo importante, dependiendo del espacio, es elegir uno que sea funcional y responda a las necesidades que tengas de guardar ropa. Lo más habitual es que este mueble vaya adosado a la pared o sea empotrado pero en dormitorios grandes hay quien los utiliza para separar ambientes. Para complementar el armario, lo ideal es contar con una cómoda o tocador. Además de decorativa es una buena opción de almacenaje.

 

Que no falte un espejo

Puede ser de pared o de pie, incluso ir integrado en el armario si no dispones de mucho espacio.  Busca un modelo de espejo que potencie un ambiente acogedor y sitúalo cerca de una ventana para que refleje la luz natural.

 

La iluminación

Ya sea natural o artificial, contar con una buena iluminación es fundamental. Aprovecha al máximo la luz natural usando cortinas finas tipo visillo, paneles o estores plegables. En cuando a la luz artificial, además de la luz del techo, si te gusta leer por la noche escoge lámparas cuya luz no te dañe la vista, como flexos de mesa o focos de luz blanca. La iluminación tenue ayuda a crear un ambiente cálido y acogedor.

 

Foto de portada  Andrew Neel en Pexels