Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

CÓMO lavar los muñecos de peluche para que no se dañen

Los peluches suelen acumular suciedad y polvo, por lo que es recomendable lavarlos con frecuencia

Los muñecos de peluche son los favoritos de los niños y de los que no lo son tanto, por ello, suelen estar presentes en los hogares, principalmente en los de las familias con hijos pequeños.

Estos peluches están fabricados con distintos materiales, como poliéster, lana, algodón y gomaespuma, entre otros. Y, debido a su uso continuo, acostumbran a acumular polvo y suciedad, motivo por el cual es importante lavarlos con cierta frecuencia.

Antes de meterlos en la lavadora debemos asegurarnos si los peluches son lavables. De ser así, sigue estos sencillos consejos para que se mantengan como nuevos:

  • Vigila que el muñeco no contenga ningún dispositivo eléctrico antes de meterlo en la lavadora. En caso de que lo lleve, no olvides extraer la batería y los dispositivos.
  • Si tiene algún roto o rasguño, cóselo para evitar que se rompa durante el ciclo del lavado y pueda perder parte del su relleno.
  • Coloca el juguete de peluche dentro de una funda de tela para protegerlo y utiliza un detergente para ropa delicada (‘Norit delicado bebé’ es una buena opción), así se conseguirá que mantenga los colores vivos y que quede suave y perfumado.
  • Selecciona un programa corto de lavado, con agua fría y a las mínimas revoluciones.
  • Sécalo al aire libre si es posible. Si usas secadora, asegúrate si viene indicado en la etiqueta del juguete, de lo contrario, es mejor no arriesgar.
  • Comprueba que el peluche quede totalmente seco, tanto por fuera como en su interior, antes de que lo usen los niños.

Si no es posible lavarlo en la lavadora, lo puedes hacer a mano de la siguiente manera:

  • Llena un cubo con agua fría.
  • Añade una pequeña cantidad de detergente suave (puedes usar el que hemos citado anteriormente). Con medio tapón sería suficiente.
  • Frota el peluche con las manos o con la ayuda de un cepillo de limpieza
  • Aclara el muñeco con agua limpia apretándolo para asegurarte que salga todo el jabón
  • Escúrrelo bien. Te puedes valer de toallas previamente para sacar la mayor cantidad de agua posible.
  • Cepíllalo si tiene el pelo largo
  • Sécalo: Puedes tenderlo poniendo las pinzas en los pliegues para evitar que se deforme o usa un secador de pelo a temperatura baja.

 

Recuerda que puedes unirte a nuestro canal específico de Telegram o seguirnos en la página de facebook: Obsesivas del Orden y la Limpieza 

 

Foto de portada: Karolina (Pexels)