Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Cómo lavar tu ropa blanca y conseguir que se mantenga blanca

Más fácil no puede ser

Mantener la ropa blanca para muchos se convierte en una tarea imposible. En determinados hogares, prendas como toallas, ropa de cama, camisas o camisetas, adquieren ese tono grisáceo e incluso amarillento que solo con verlo dan ganas de salir corriendo. A veces se debe a la mala calidad de los tejidos, pero la mayoría de las veces se debe a que no se lavan de manera correcta.

Incluso los tejidos de buena calidad tienden a amarillearse con el paso del tiempo por no haberse lavado correctamente desde el principio y supone una verdadera lástima tener que prescindir de ellos.

Existen en el mercado infinidad de productos detergentes con los que los anunciantes nos aseguran conseguir un blanco increíble, pero cuando los pruebas, compruebas que no han dado el resultado deseado.

Te explicamos cómo puedes lavar ropa blanca para que siempre tenga un aspecto impecable y te vas a sorprender lo sencillo que resulta:

-Lava tu ropa blanca con el programa habitual de lavado, a unos 40º C, utilizando el detergente y el suavizante que suelas usar.

-Cuando termine el programa de lavado, saca la ropa que no necesite blanquearse y tiéndela, dejando dentro de la lavadora las prendas que sí lo necesiten.

-Pon el programa ‘Aclarado’ de la lavadora y cuando comience, vierte un buen chorro de lejía en el compartimento destinado al detergente de manera que vaya mezclándose la lejía con el agua que va cayendo sobre la ropa.

-Para la lavadora y deja que se mantenga así durante aproximadamente una hora y media.

-A continuación, enciende la lavadora y deja que continúe el programa de aclarado hasta que termine.

-Después ya la puedes tender con el resto de prendas que sacaste anteriormente.

Si la ropa está demasiado amarillenta o grisácea, debes seguir este método cada vez que la laves, ya que la blancura no se consigue en un solo lavado, pero te puedo asegurar que se logra.