Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

CÓMO limpiar el acero inoxidable de la cocina para mantener su brillo

A todos nos encantaría mantener siempre brillantes los electrodomésticos de la cocina, pero no es tarea fácil ya que debido al uso que los damos y al inevitable paso del tiempo, van perdiendo su brillo.

El acero inoxidable es un material cada vez más utilizado en las cocinas de los hogares ya que, además de dar un aspecto más moderno y elegante a la estancia, al no ser un material rugoso, evita la adherencia de bacterias en la superficie, además de ser más resistente al calor, a la corrosión y a la humedad.

Mantener una rutina de limpieza utilizando los productos adecuados hará que los electrodomésticos duren más tiempo relucientes. Os contamos algunas sencillas recomendaciones para conseguirlo:

  • No usar estropajos ni limpiadores en polvo ni tampoco lejía, ya que se dañaría la superficie. Si hay alguna mancha difícil de quitar es preferible usar una esponja y pasarla varias veces que no un estropajo.
  • Limpieza con agua caliente con jabón líquido. Puede servir el jabón lavavajillas. Pasamos una bayeta de microfibra humedecida en el agua sobre la superficie del acero y a continuación secamos con un paño o papel de cocina.
  • Limpieza con vinagre blanco. Vertemos vinagre blanco en una botella de espray limpia. Pulverizamos la superficie que queremos limpiar y a continuación pasamos un paño de microfibra.
  • Recuperar el brillo con aceite de oliva. Basta con untar una pequeña cantidad de aceite en la bayeta y pasar bien toda la superficie del acero inoxidable. Dejarlo actuar unos 20 minutos para que el aceite hidrate bien el acero y seguidamente pasar otro paño o papel de cocina.

Es importante que cuando pasemos el paño o bayeta, lo hagamos en la dirección de las vetas para que no queden marcas.

Conviene indicar que existen distintos tipos de acero inoxidable por lo que lo recomendable sería experimentar antes en alguna pequeña zona del electrodoméstico que no esté muy a la vista a fin de comprobar lo que funciona mejor. Además, si tienes electrodomésticos de distintos fabricantes, cada uno podría requerir un método de limpieza algo diferente.