Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

CÓMO limpiar los radiadores por dentro de forma sencilla

Son los elementos de la casa más complicados de limpiar

Uno de los elementos que tenemos en nuestras casas que resultan más difíciles de limpiar son los radiadores. Debido a que tienen unos huecos pequeños que dificultan el acceso, los radiadores suelen ser los más olvidados desde el punto de vista de su limpieza, pero hemos de tener en cuenta que estos objetos acumulan mucho polvo y suciedad debido a que generalmente no dedicamos el tiempo que deberíamos en mantenerlos limpios.

Además de los huecos, los radiadores convencionales tienen unas pequeñas ranuras verticales que son aún más complicadas de limpiar.

Dependiendo del tipo de Radiador, existen varios trucos para su limpieza:

  • Uno de ellos consiste en, si no se tiene un aspirador, utilizar un secador y ponerlo con aire frío para quitar el polvo superficial y conseguir eliminar las pelusas que quedan acumuladas entre los huecos.
  • Otro truco muy utilizado es el del cepillo de dientes, sobre todo para eliminar la suciedad de las ranuras.
  • Y otro más completo consistiría en usar un plumero o cepillo alargado humedecido con una mezcla de agua y algún producto desengrasante de limpieza que uséis habitualmente o simplemente con jabón. Con ayuda de una bayeta, podemos impregnar todo el cuerpo del plumero e introducirlo por cada uno de sus huecos hasta llegar a la altura del suelo. Para la parte exterior, bastaría con usar un paño humedecido con jabón desengrasante y limpiacristales.

Muy importante: Nuca apliquéis el producto de limpieza sobre el radiador, hacedlo siempre sobre el paño o la bayeta que vayáis a utilizar. Además, la limpieza de los radiadores ha de hacerse siempre cuando se encuentren apagados y fríos.

A continuación os dejamos este vídeo donde se puede ver lo fácil que resulta hacerlo: