Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

CÓMO mantener la salud buco dental en niños y bebés

La salud buco dental depende de una serie de prácticas que tienen que ver con la higiene y buenos hábitos alimenticios, entre otras. En este artículo conocerá las mejores técnicas para prevenir, en nuestros hijos, futuros problemas de salud dental.

La salud buco dental depende de una serie de prácticas que tienen que ver con la higiene y buenos hábitos alimenticios, entre otras. La caries es una enfermedad crónica, que muchas veces aparece en la infancia y evitarlo puede estar en nuestras manos.

Los estudios epidemiológicos señalan que alrededor del 18% de niños de dos y cuatro años de edad han padecido esta enfermedad. Al 23% de los niños de ocho años se les ha aplicado un sellador dental en los molares; 18% de los adolescentes con promedio de 17 años ha desarrollado una caries dental y 7% de ellos ha perdido un diente permanente.

La odontología moderna se orienta a la prevención de esta patología en sectores vulnerables como el infantil, donde cobra gran relevancia la supervisión, asistencia y ejemplo de los padres durante la práctica de los hábitos de higiene bucal.

Mucha gente cree que el cepillado dental debe realizarse únicamente cuando existen piezas dentarias, pero es un error creer que hasta ese momento no es preciso hacer nada para mantener la salud de la boca. Con las siguientes cuestiones, intentaremos dar respuesta a una serie de dudas, habituales entre la población.

 

¿Cuándo debemos empezar a limpiar la boca a los niños?

Desde que un niño nace se le da la lactancia, ingesta de leche materna o no materna. Por lo tanto desde que a un niño se le empieza a dar alimento hay que hacer un uso correcto de limpieza bucal.

La encía forma parte de los tejidos que dan soporte y sujetan tanto a los dientes de leche como a los dientes definitivos, junto con el hueso alveolar y el ligamento periodontal.

 

¿Cómo limpiar las encías de un bebé?

Colocaremos una gasa empapada de agua enrollada a un dedo del adulto. Éste introducirá la casa con el dedo suavemente y la pasará con suavidad sobre las encías superiores e inferiores y por la lengua. Así limpiaremos restos de leche de la boca y evitaremos que las encías sufran al no estar limpias.

También gracias a esto acostumbramos al bebé a una técnica parecida al cepillado para que el día de mañana podamos realizar el cepillado sin problemas.

También existe un dedal de silicona con unas cerdas muy suaves que hacen el mismo beneficio que la gasa, limpiar.

Uso del dedal de silicona para la limpieza de las encías del bebé

 

¿Cuándo usar un cepillo dental?

Los dientes de leche empiezan a erupcionar normalmente entre los 6 y los 10 meses con los incisivos centrales inferiores. Desde este mismo momento tenemos que tener mucho más cuidado con la limpieza, ya que empiezan a desarrollar los dientes de leche y son débiles, pudiendo ocasionar las primeras caries de leche.

Hay que tener especial cuidado con los momentos del biberón. Muy a menudo se le da un biberón al niño antes de dormir y se queda dormido justo después, sin hacer ninguna limpieza. Esto hace la llamada “caries de biberón” y es muy común en los niños.

Igual que los adultos tienen que cepillarse mínimo 3 veces al día, en los niños también se debe hacerse esto. Menos cuando son bebés, que hay que hacer la técnica de la gasa después de cada toma del pecho o biberón.

 

Técnica para usar un cepillo dental

Antes de explicar la técnica quiero dar un consejo. Hay distintas aplicaciones, juegos, utensilios… etc, que hacen más ameno al niño el acto  realizar el cepillado y lo convierte en un juego para él, ayudando a que el momento del cepillado no sea una guerra entre padres e hijos y salga del propio niño el hacerlo.

Otro consejo es ponerles un reloj de arena delante y cada vez que termine de caer la arena si está cepillándose arriba, cambiar a abajo dando en total dos vueltas, así obligamos a que esté mínimo 2 minutos cepillándose.

 

*técnica:

  1. Coloque el cepillo de dientes formando un ángulo de 45° con las encías.
  2. Mueva el cepillo adelante y atrás suavemente con movimientos cortos que cubran los dientes por completo.
  3. Cepille los dientes por las superficies exteriores, las interiores y las de masticar.
  4. Para limpiar las superficies interiores de los dientes frontales, incline el cepillo en sentido vertical y realice varios movimientos arriba y abajo.
  5. Cepíllese la lengua para eliminar las bacterias y mantener el aliento fresco.

 

En cuanto a los cepillos de dientes para niños, hay una gran variedad de marcas, formas, sabores… dependiendo de la edad se usará uno u otro. Siempre tiene que ser de cerdas suave para que no se hagan daño.

Dependiendo también de la edad se usará una pasta de dientes u otra dependiendo del flúor que se necesite en esa edad y lo mismo pasa con el enjuague bucal.