Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

CÓMO mantener los talones suaves y sin durezas de forma natural

Unos pies bien cuidados muestran una buena imagen de nosotros

Lucir unos talones suaves sin durezas ni grietas está al alcance de cualquiera, siempre que se sea constante en su cuidado. Además, una buena imagen dice mucho de nosotros.

Por qué se forman grietas y durezas en los talones

En nuestros pies se encuentra la piel mucho más gruesa que en el resto del cuerpo debido a que aguantan todo su peso. Su bajo contenido en sustancias grasas hace que apenas se produzca una  autohidratación, por lo que debemos hidratar esa zona a diario e incluso exfoliar con cierta regularidad.

En muchas ocasiones el tener los talones agrietados y con durezas puede acarrear problemas no solo estéticos sino también de salud. Síntomas como enrojecimiento, picor e incluso dolor intenso pueden ser indicadores de alguna deficiencia en algún elemento como zinc o ácidos grasos.

Unos talones suaves y cuidados son, sin duda, un ejemplo de higiene, belleza y salud

Os contamos algunos remedios caseros y muy efectivos para mantener los talones en perfecto estado:

1. Pies en remojo y piedra pómez: Efectivo para eliminar la piel muerta. Sumerge los pies en agua caliente durante 10 ó 15 minutos y a continuación frota los talones con una piedra pómez teniendo cuidado de no frotar en exceso si existen zonas demasiado agrietadas. Aclara los pies con agua limpia, seca con una toalla y aplica crema hidratante.

2. Aceites: De oliva o de coco, son buenos remedios caseros para hidratar y conseguir unos talones suaves, aplicándolos mediante suaves masajes. En poco tiempo podrás comprobar cómo la piel va quedando más sana y bonita.

3. Limón y vaselina: ablandan las durezas y reducen la formación de grietas. El limón es un excelente remedio natural para blanquear y fortalecer las uñas, además de prevenir la aparición de hongos y evitar el mal olor.

Sumerge los pies en agua caliente con sal unos 10 minutos. Una vez secos, aplica una mezcla de jugo de limón con vaselina sobre los talones.

4. Harina de Avena y bicarbonato de sodio: Con esta mezcla se pueden conseguir unos talones suaves si  la aplicamos sobre los talones mediante masajes suaves y movimientos circulares.

Ojo: Es muy importante la constancia en el uso de cualquiera de estos trucos para poder apreciar resultados.