Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

¿Comó podemos evitar los incómodos gases?

Las molestias provocadas por los gases suelen ser frecuentes en muchas personas y se pueden convertir en una verdadera pesadilla.

Los gases consisten en la presencia de un exceso de aire en el aparato digestivo, ya sea en el estómago o a nivel del intestino, lo que puede provocar dolor intenso en el abdomen, inflamación, eructos, ventosidades e incluso náuseas.

Los que padecen gases, a medida que avanza el día, sienten cómo el vientre se les va hinchando e incrementando el dolor, pero a veces no resulta fácil identificar los alimentos que lo provocan.

Existen determinados consejos sobre hábitos que pueden ayudar a conseguir suavizar e incluso evitar las molestias que producen los gases.

Citamos algunos:
  • Intentar estar relajados antes de comer, evitando en lo posible situaciones de estrés.
  • Comer despacio. Es un hábito fundamental que deberíamos poner en práctica a diario. El tiempo recomendado por los expertos es de unos 30 minutos para cada comida.
  • Masticar muchas veces los alimentos. La recomendación es que mantengamos el alimento en la boca el mayor tiempo posible a la vez que lo masticamos antes de tragarlo. De esta manera, conseguimos digestiones más lentas y que los alimentos no fermenten en el estómago.
  • Beber un vaso de agua antes de las comidas. Favorece el funcionamiento celular y que nuestro cuerpo. disponga de  energía para iniciar la digestión y la correcta absorción de los nutrientes.
  • Incluir semillas germinadas en los platos. Contienen enzimas que ayudan a hacer mejor la digestión.
  • Usar vinagre de manzana para las ensaladas y las legumbres. Ayuda a tener un mejor proceso digestivo.
  • Tomar infusiones a lo largo del día. Por ejemplo una taza de manzanilla con anís después de las comidas.  ayudará a reducir los problemas estomacales y la hinchazón provocada por los gases.
  • No beber líquidos directamente de la botella. La boca suele envolver la boquilla de la botella, por lo que se traga todo el gas que contiene y se termina por eructar para darle salida
  • Respetar los horarios de las comidas procurando hacerlo siempre a las mismas horas. Mantener un horario en las comidas es bueno para el metabolismo.

Si los dolores empiezan a molestarnos, podemos usar un paño o bolsa de agua caliente (de las de toda la vida) y colocarlo sobre la tripa a fin de que el abdomen se relaje y los gases se reduzcan.

De todos modos, si las molestias persisten a lo largo del tiempo, se debería acudir a la consulta de un especialista.