Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

CÓMO podemos recordar nuestros sueños

¡Se puede!

Es una realidad: Mientras dormimos todos soñamos con algo pero casi nunca recordamos lo que hemos soñado y, si lo hacemos, se nos suele olvidar rápidamente.

A muchos nos encantaría recordar los sueños, sobre todo si estos son bonitos o intervienen en ellos que personas queridas ya no están entre nosotros, pero nos resulta una labor harto difícil por mucho empeño que le pongamos.

Existen algunos trucos que hacen que podamos recordar lo que hemos soñado:

Según aseguró Robert Strickgold, profesor de psiquiatría de la Facultad de Medicina de Harvard y experto en sueño y cognición, para el diario The New York Times,  los que no suelen recordar los sueños suelen ser aquellos que se duermen pronto, duermen muy profundamente y pasan del sueño a estar completamente despiertos. Así, un truco puede ser beber tres vasos de agua antes de dormir, porque así tendrás que levantarte al baño: “Despertarse a media noche a menudo permite recordar los sueños. Además, mucha gente notará sus sueños hipnagógicos, o esos pequeños sueños que tenemos mientras nos estamos quedando dormidos”.

Un aspecto importante es evitar el alcohol, ya que las bebidas alcohólicas suprimen el sueño MOR (movimiento ocular rápido), también conocido como fase REM del sueño. También es importante tratar de evitar las cenas copiosas, ya que no resultan eficaces a la hora de recordar los sueños.

Otro truco consistiría en repetir la frase “Recordaré mis sueños” tres veces antes de quedarte dormido. “Cuando te acuestas, todas las cosas del día vienen a ti. Es un periodo en el que el cerebro está tratando de identificar con qué trabajas cuando estás dormido. Hay mucho trabajo cuando duermes, y el momento previo al sueño es como una lista de cosas que hacer. Cuando incluyes ‘Recordar mis sueños’ en esta lista, es posible que te acuerdes”, explicó Strickgold.

Otro consistiría en algo tan sencillo como poner sobre la mesita de noche un cuaderno y un bolígrafo. Este preparativo nos ayudará a recordar que es una prioridad. Cuando te despiertes, intenta no abrir los ojos, no moverte, no hablar. Strickgold explicaba que cualquier movimiento o percepción sensorial tiende a borrar los recuerdos del sueño: “Si te das la vuelta y le dices a tu cónyuge que acabas de tener el sueño más genial, se te va a olvidar. Quédate medio dormido y reproduce en tu mente lo que recuerdes. Al reproducirlo ya despierto, se guarda de una manera diferente y podrás recordarlo. Tal vez hasta aparezca mucho más en tu cabeza”, dedía este profesor.

Ahora, con las nuevas tecnologías, podemos echar mano de la grabadora de nuestro teléfono móvil para, nada más despertarnos de un sueño, contarlo grabándonos la voz con esa herramienta.

Según Strickgold, repetir estos hábitos durante dos semanas permite que “el 80% de las personas que decían que nunca sueñan ahora dirán que lo hacen»