Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

CÓMO preparar una pierna de lechazo al horno de forma muy sencilla

Se necesitan muy pocos ingredientes para que quede espectacular

El lechazo asado es todo un clásico como plato principal en las mesas para estos días de navidad, sobre todo en la zona de Castilla y León.

Preparar un buen lechazo asado no puede ser más sencillo, pero lo más importante es que el lechazo sea precisamente eso, lechazo, es decir, cordero lechal que solo se haya alimentado de leche materna. El mejor es el de raza churra y que lleve el etiquetado «Lechazo de Castilla y León«.

Para este plato se necesitan muy pocos ingredientes:

  • Una pierna de lechazo (el carnicero hará varios cortes)
  • 2 dientes de ajo
  • Una hoja de laurel
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • 1 vaso de agua

Preparación:

Ponemos el horno a calentar a unos 220 grados. Mientras, vertemos un chorrito muy pequeño de aceite en la bandeja y lo extendemos bien. A continuación colocamos la pierna de lechazo, con la piel hacia abajo, en una bandeja de horno, pelamos los ajos, frotamos la carne con ellos (opcional) y los distribuimos por encima. Añadimos sal y la hoja de laurel.

Colocaremos en la base del horno un recipiente apto con agua, de esta manera conseguiremos que haya humedad en el horno y eso le irá bien al lechazo. Metemos la bandeja con la carne a media altura del horno y bajamos la temperatura a unos 180 grados. Lo dejamos cocinar durante una hora y media aproximadamente. Cada 30 minutos más o menos rociamos la carne con el agua y también valiéndonos de la propia grasa que irá soltando.

Media hora antes de terminar, damos la vuelta a la pierna para que se cocine bien por el otro lado y conseguir que quede crujiente por fuera y tierno por dentro. Para que la piel quede bien crujiente podemos subir la temperatura del horno en los últimos minutos antes de apagar.

Para acompañar este delicioso plato, lo mejor es una sencilla ensalada de lechuga, tomate y cebolla.

Consejo: Si os sobre grasa del asado, no la tires. Se puede aprovechar para hacer unas riquísimas patatas con el sabor del lechazo.