Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Cómo reparar los arañazos de gato en un sofá de piel

Los gatos son unas mascotas muy adorables pero conseguir que no rasquen los muebles y evitar que se llenen de arañazos suele resultar complicado.

¿Tienes sofá de piel?

A los gatos les encanta marcar su territorio en los sofás de piel con unos buenos arañazos.

Existen algunos consejos sencillos para evitar que tu gato arañe el sofá como cubrirlo con una funda, recubrir con cinta adhesiva de doble cara o con aluminio las partes que tiende a arañar, contar con un buen rascador (aunque muchas veces son ignorados por ellos), usar spray repelente y mantener las uñas bien cortadas y arregladas.

 

Pero, a pesar de ello, hay veces que no se consigue evitar que el gato lo dañe.

Si tu gato ha preparado el estropicio en tu sofá de piel, no te desesperes porque hay maneras de arreglarlo:

Pequeños arañazos

Tienen fácil solución: Retira los hilos de piel que se han formado por los arañazos utilizando una máquina recortadora de pelo (cortapelos) o unas tijeras. A continuación aplica una cantidad de reparador-limpiador de pieles, ayudándote de un paño de algodón sobre la superficie dañada hasta que sea absorbida por la piel. Puedes repetir esto las veces que sea necesario. Un consejo es que empieces por las zonas menos visibles a fin de ir viendo el resultado y no dañar el sofá.

Hay infinidad de reparadores de pieles en el mercado con una extensa gama de colores.

Sofás seriamente dañados

Aquí la cosa se pone seria ya que por lo general la zona dañada presenta multitud de pequeños agujeros deshilachados mostrando un aspecto muy descuidado, pero también tiene solución aunque es un poco más aparatosa y se precisan varios materiales como una lija, pasta de cuero y tinte de cuero. Se pueden adquirir fácilmente en tiendas de muebles o por internet.

Lo primero que debes hacer es limpiar bien la zona dañada y alisarla cortando con unas tijeras todos los hilos salientes. Aplica con una esponja líquido especial para fortalecer cuero. Después pasa una lija al grano muy fina por la zona dañada y a continuación rellana los agujeros con un cuero líquido o pasta de relleno y déjalo secar durante 25 minutos aproximadamente. Una vez seco, vuelve a pasar la lija y aplica tinte para el cuero o cuero líquido del color de tu sofá.

En este vídeo podéis verlo paso a paso. El resultado final es increíble