Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Cómo sacar el máximo partido a una terraza pequeña

Varios consejos para decorar una terraza pequeña

Los espacios exteriores son los protagonistas de esta temporada. Contar con un lugar de descanso al aire libre es todo un lujo, incluso si sus dimensiones no son muy grandes. La mayoría de balcones y terrazas de la ciudad no cuentan con muchos metros pero, por pequeños que sean, una buena distribución puede llegar a potenciar el espacio para darle toda la funcionalidad que necesitas. Deja que las dimensiones reducidas agudicen tu creatividad e ingenio.

Conectar muebles y suelo

Si usas el mismo material para los muebles y el contexto, el resultado visual será más ligero. Instala bancos y maceteros fijos para aprovechar espacios conflictivos y que la terraza esté siempre lista. Otra de las mejores opciones para el suelo y que puedes combinar fácilmente en el mobiliario, es la madera. Instala una cubierta de madera, además de la estética ofrece una gran resistencia a las altas temperaturas y no retiene calor.

Compensar las perspectivas

Hay veces que además de ser pequeñas, las terrazas tienen una distribución espacial aparentemente imposible de aprovechar. Es el caso de las que son muy alargadas. Para no saturar el ambiente organiza las zonas funcionales en los extremos, como puede ser una cocina compacta de exterior, y utiliza siempre mobiliario muy sencillo y ligero visualmente. Para equilibrar este tipo de espacios el suelo puede servir de gran ayuda: elige baldosas alargadas dispuestas perpendicularmente al lado más largo.

Elegir la mejor distribución

Lo primero que se debe hacer es pensar cuáles son los elementos básicos que quieres para tu terraza: una zona de comedor, sofás, una zona de relax, espacios verdes… A partir de ahí divide el espacio según las posibilidades que te brinde y elige sistemas que no te roben muchos centímetros. Para ahorrar en espacio serán imprescindibles las puertas correderas, el mobiliario plegable y los materiales ligeros visualmente. En definitiva, el objetivo principal es un planteamiento ordenado y despejado que derroche tranquilidad y descanso.

Iluminar la noche

Para ambientar las cenas de verano en el exterior, será imprescindible la luz artificial. La iluminación para estos espacios, suele ser suave y cálida para crear atmósferas tranquilas. Instala unos focos fijos de luz LED que marquen el perímetro de la terraza, crearás la sensación de que el espacio es más grande. Si necesitas más luz, puedes complementarlo con lámparas auxiliares o con guirnaldas de farolillos de colores, que aportarán color durante el día.

 

Fuente