Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

CÓMO te afectará la fusión Caixabank-Bankia si eres cliente de alguna de estas entidades

Cómo repercutirá este cambio en los usuarios de ambas entidades

Como sabréis, la anunciada fusión de las entidades CaixaBank y Bankia ya es un hecho. La nueva entidad resultante, fruto de la absorción de Bankia por parte de CaixaBank, ya ha sido inscrita en el Registro Mercantil y se convierte así en el primer banco de España, con más de 623.000 millones de euros en activos, una plantilla de alrededor de 50.000 empleados, una red de 6.700 sucursales y cerca de 20 millones de clientes.

Como es normal, esta fusión ha despertado muchas dudas entre los clientes de ambas entidades con relación a los productos que tienen contratados, pero hemos de indicar que los clientes que se van a ver más afectados son los de Bankia, debido a que la absorción la ha realizado Caixabank.

Vamos a comentar algunos aspectos que te pueden interesar si eres cliente de alguna de estas entidades:

¿Qué va a ocurrir con los números de las cuentas? 

Las cuentas corrientes o de ahorro de Bankia cambiarán de numeración, pero este cambio no afectará a los recibos domiciliados ni a las transferencias emitidas o recibidas, dado que la propia entidad se encargará de redireccionarlos, por lo que los clientes no tendrán que realizar ninguna gestión. Pero sí deberían vigilar que no se produzca ninguna incidencia sobre todo si se tienen domiciliaciones en cuentas cuyo origen se remonte a alguna antigua caja de ahorros (hay casos en que las entidades emisoras de los recibos tienen en sus ficheros registrados códigos CCC de cajas de ahorro que ya no existen y esas domiciliaciones no se imputan de forma automática sino manualmente desde la sucursal bancaria).

¿Cambiarán las comisiones de las cuentas?

Las comisiones que cobra CaixaBank por las cuentas suelen ser más altas que las que tienen los clientes en Bankia por lo que estas últimas se podrían ver afectadas. De todos modos la nueva entidad está obligada a comunicárselo a los clientes con dos meses de antelación.

¿En qué situación quedan las tarjetas de crédito?

Las tarjetas de crédito de Bankia podrán seguir utilizándose hasta que el cliente active las nuevas que reciba de CaixaBank en su domicilio. Normalmente se reciben las nuevas cuando las tarjetas antiguas están a punto de caducar o cuando se han denunciado por deterioro, robo o extravío. Todos los clientes de cualquiera de las dos entidades ya pueden efectuar extracciones de efectivo con sus tarjetas, sin comisión, en todos los cajeros de la red conjunta en España (más de 14.000).

¿Se verán afectadas las hipotecas?

Si el cliente es titular de un crédito hipotecario, las condiciones se mantienen hasta el vencimiento del contrato. Otra cosa  distinta son los productos que pueda llevar asociados como seguro de hogar, de vida, o de protección de pagos; estos sí que podrán verse modificados.

¿Cómo van a quedar los demás productos contratados?

Fondos de inversión, planes de pensiones, seguros, etc.., por el momento quedan como están pero, probablemente con el tiempo sean sustituidos por productos similares de las gestoras con las que opera Caixabank, aunque tendrán que comunicarlo con suficiente antelación. Por ejemplo, si tienes contratado un fondo de inversión de renta mixta (parte fija y parte variable) con un nivel de riesgo moderado, ese fondo se sustituirá por otro fondo de similares características con el mismo nivel de riesgo, pero pertenecerá a la nueva gestora.

Con respecto a las operaciones de riesgo que tengan en vigor particulares, autónomos o empresas, se mantendrán las condiciones hasta su vencimiento.

¿Se van a cerrar sucursales?

Desgraciadamente sí. Como en toda fusión, habrá cierres de oficinas de ambas entidades, aunque se producirán de forma gradual. Los clientes afectados recibirán una comunicación de la entidad en la que les informará sobre cual será su nueva oficina y seguramente les darán la opción de elegir otra si no están conformes con la asignada.

Artículo relacionado: La inevitable reducción de plantilla por la fusión de Caixabank y Bankia