Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Consejos de limpieza para prevenir la alergia a los ácaros del polvo

Son casi invisibles pero pueden ser peligrosos para la salud

Los ácaros son unos pequeños parásitos que resultan muy difíciles de ver debido a su minúsculo tamaño y que se encuentran habitualmente en espacios cerrados donde hay polvo.

Se alimentan de las escamas que nuestra piel desprende en su continuo proceso de renovación ( aproximadamente un gramo al día en los humanos), por lo que se suelen encontrar en lugares donde abundan los restos de escamas de piel de personas o mascotas: colchones, almohadas, mantas, edredones, sofás, alfombras, peluches, ropa, etc..

Hay mucha gente que padece alergia a los ácaros, es decir, que presenta su organismo una reacción desmesurada a estos arácnidos que suelen provocar rinoconjuntivitis y asma alérgica.

imagen ácaro Pixabay

 

Eliminar por completo los ácaros del polvo del hogar es imposible, pero sí hay una serie de consejos que vienen muy bien para reducir al mínimo su presencia: 

Ventilar bien 

Es fundamental. Debemos airear adecuadamente tanto los espacios de la casa por las mañanas, especialmente el dormitorio, asegurándonos de ventilar bien la cama antes de hacerla por la mañana.

Limpiar el polvo con frecuencia usando una bayeta húmeda 

Limpiar todas las superficies donde pueda depositarse polvo, especialmente el salón y los dormitorios, así como aspirar bien los sofás, las alfombras y las cortinas de la casa

Dado que hemos de eliminar el polvo y evitar que pase al aire, es preferible que usemos una bayeta húmeda mejor que un paño o plumero, pues estos últimos lo que hacen es mover el polvo pero no eliminarlo. Para el suelo, es mejor optar por el aspirador que por una escoba y, si es posible, por un modelo que incorpore filtros HEPA o de agua, que retienen al máximo las partículas que desprenden los ácaros.

Materiales antialérgicos para la ropa de cama 

Evita los colchones de lana o materiales similares, así como los de muelles. En su lugar, utiliza colchones macizos, de látex, de gomaespuma o viscoelásticos. También es conveniente que la almohada sea de fibras sintéticas y que evites los edredones y nórdicos de plumas.
Para el colchón, es preferible que uses protectores o fundas antiácaros ya que éstas no permiten que las partículas de los ácaros lleguen al exterior. Por otra parte, es necesario que los aspires con regularidad y, si es posible, los expongas al sol de vez en cuando.

Lava la ropa de cama con frecuencia y al menos a sesenta grados. A partir de esa temperatura se logra un control sobre los ácaros.

Elige una decoración sencilla para el hogar 

En la medida de lo posible, debes prescindir de moquetas, cortinajes y alfombras, así como, en general, de los objetos y muebles que puedan acumular polvo o sean difíciles de limpiar: flores artificiales, muñecos de tela, exceso de adornos u objetos decorativos.

Mascotas 

Como hemos mencionado, los ácaros se alimentan de restos de pelos o escamas que desprenden las personas y los animales por lo que si se tienen mascotas en casa, la población de éstos se multiplica, por ello los médicos recomiendan no tener mascotas en casa si se padece de alergia, aunque en las clínicas veterinarias o farmacias venden productos que frenan la pérdida de escamas en las mascotas.

También te interesa : Qué puedes hacer si eres alérgico a tu gato 

Fuente: Cinfa Salud