Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Cosas desesperantes que pasan en el hogar y tienen solución

Algunas se pueden evitar fácilmente

¿Qué es lo que más detestáis en las tareas del día a día en el hogar?

No, no me refiero a la tarea que menos os guste hacer. Me refiero a las cosas que suelen suceder mientras realizas una tarea. Cosas que nos sacan de nuestras casillas pero que a veces no podemos evitar que ocurran.

Vamos a ver algunos ejemplos que he sacado de mi propia experiencia que, seguro vosotros también lo habéis experimentado:

Bolsa de basura goteando 

A veces, por mucho que nos esforcemos, no podemos evitar que la basura gotee ensuciando el cubo y desprendiendo mal olor. Además, vas a coger la bolsa de basura que está llena y compruebas que está goteando ensuciando todo el suelo. ¡Qué asco!

Una forma de evitarlo es poniendo papel absorbente en el fondo del cubo de la basura antes de colocar la correspondiente bolsa.

Guante de fregar roto

Qué sensación más desagradable cuando te colocas unos guantes para fregar y descubres que uno de ellos tiene algún agujero o directamente está roto. O se te rompe en plena faena y lo notas porque la mano se te está humedeciendo poco a poco. ¿A que os ha pasado?

Para intentar alargar la vida a los guantes, debemos tratar de no exponerlos a temperaturas extremas y enjuagarlos bien después de su uso.

Elementos de la vajilla que gotean

Termina de lavar el lavavajillas y comienzas a colocar todo el contenido en armarios o estantes. Siempre hay algún vaso, taza o tapadera que gotea. Te toca secarlo antes de ponerlo en su sitio además de secar también la zona que se ha mojado.

Tupper sin tapa o Tapas sin Tupper

Los Tupper, famosos recipientes o fiambreras donde se guardan los alimentos que hemos cocinado, son elementos imprescindibles en nuestra cocina pero, por mucho empeño que le pongamos a la hora de guardarlos, además de ocupar mucho espacio en los cajones o armarios, siempre quedan algunos sueltos. Tapaderas sin su recipiente correspondiente o viceversa. Aunque los mantengamos guardados pensando que algún día aparecerán sus compañeros, eso nunca ocurrirá. Lo mejor es deshacerse de ellos y ahorrar espacio.

Un huevo estrellado en el suelo 

Una de las sensaciones más desagradables que se pueden experimentar en el hogar es cuando se nos cae al suelo uno o varios huevos. La primera reacción que tenemos es la de impotencia al ver el estropicio. La peculiar textura del huevo dificulta mucho su limpieza pero hay que ponerse manos a la obra: La solución más efectiva para limpiarlo es echarle un buen puñado de sal por encima y dejarlo reposar unos 15 minutos; cuando pase ese tiempo comprobaremos que la sal se ha fundido con el huevo y ha cambiado su consistencia, de forma que la ha solidificado. Ahí es cuando ya podremos retirarlo con papel de cocina o con una escoba y fregar la zona para eliminar cualquier resto.

Ver: Cómo evitar que caiga un huevo rodando cuando vamos a cocinar 

 

Recuerda que puedes unirte a nuestro canal específico de Telegram o seguirnos en Facebook 

 

Foto de portada: Pexels