Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Dolores Delgado, la de: ‘A mí que me den un Tribunal de tíos’, llevará tratamiento de ‘Excelentísima’

¡Surrealista!

Artículo de ‘El Cotillómetro’

Muchos fuimos conocedores de las escandalosas conversaciones grabadas por el excomisario Villarejo durante una comida a la que asistieron varios mandos policiales, la ex-ministra de Justicia Dolores Delgado y el juez inhabilitado Baltasar Garzón y que en su día fueron publicadas por el diario digital Moncloa.com.

El contenido de las grabaciones no deja de ser el típico de una conversación de bar entre amigos de confianza, amena, distendida y de puro cotilleo. 

Pero lo que llama poderosamente la atención, son los lamentables comentarios machistas de Dolores Delgado, miembro de un partido que presume de ser progresista y feminista y a la que ahora nombran Fiscal General del Estado, algo que no ha gustado nada a la asociación de Fiscales.

Durante el almuerzo, tras los ya conocidos comentarios homófobos dirigidos contra su compañero Grande-Narlaska al que llamó ‘Maricón’, continúa la conversación en la que Delgado también afirma que prefiere trabajar en un tribunal de hombres:

«Mira, yo te voy a decir una cosa. A mí que me den un tribunal de tíos. Y no me llevo mal con las tías. Pero de tíos, que justamente sé por dónde van. En cada gesto, en cada cosa. Sé por dónde van».

En otro momento, ya durante las copas, Delgado habla sobre cómo le gustan los hombres después de que Villarejo dijera que no le gustan las «muñecas hincables»: «A mi los tíos me gustan igual, tontitos nada. (…) Ha venido un tío a la Audiencia monísimo, para que lo vamos a negar, parece George Clooney, pero le pasa lo mismo, es una nenaza».

Ahora esta fina señora es la flamante Fiscal General del Estado y llevará tratamiento de Excelentísima:

La Fiscalía General del Estado ostenta la jefatura superior y representación del Ministerio Fiscal de España, órgano que tiene constitucionalmente encomendada la promoción de la acción de la justicia «en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la Ley, de oficio o a petición de los interesados, así como velar por la independencia de los Tribunales y procurar ante éstos la satisfacción del interés social».

¿No les suena a chiste?