Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

El insoportable peso que la educación carga sobre las espaldas de los niños

¡hasta 8 kilos!

Más del 80 % de los niños llevan carga excesiva en sus mochilas a diario. 

El peso excesivo de las mochilas de los escolares  puede estar trayendo consecuencias irreversibles para la salud de los niños y adolescentes, que día tras día en su trayecto al colegio o instituto, tienen que transportar sobre sus espaldas varios kilos de libros, libretas, estuches, material, etc..

Si intentamos levantar una de ellas nos parecerá casi imposible que ese peso lo puedan llevar nuestros hijos a diario.

Dolores de espalda, dolores de cuello, dolores de hombros,  pies resentidos, son las dolencias más comunes que presentan los menores que llevan exceso de peso en sus mochilas, pero en algunos casos puede ponerse en peligro el desarrollo de la espalda ya que, dependiendo de la edad,  su columna  vertebral no está preparada para soportar una carga excesiva ni para trasladarla a una distancia larga.

Incluso estrés en algunos casos, ya que los niños a veces se encuentran en el medio de la polémica  entre sus padres, que insisten a sus hijos si es necesario llevar tantos libros y los profesores que les exigen llevarlos.

Varias asociaciones de padres de alumnos, preocupados por la salud de sus hijos, a lo largo de los últimos años han presentado quejas en distintas instituciones públicas como las consejerías de educación o de sanidad de las comunidades autónomas, pero parece ser que el problema debe venir más de los claustros de profesores de los propios centros educativos.

¿ De verdad es necesario e imprescindible la cantidad de material que tienen que transportar a diario?

Si es así, que parece ser que sí, se nos ocurren varias sugerencias:

  • Compartir libros durante la clase, estableciendo turnos entre compañeros a la hora de llevarlos. Los días que el alumno no tenga que transportarlos porque le haya tocado al compañero, su espalda descansará.
  • Incorporación de taquillas para el alumnado. Así poder dejar el material que no vaya a necesitar, una vez se haya planificado en función de los deberes que tenga que realizar o no en casa.
  • Vigilar diariamente el peso de la mochila de los hijos e incluso ayudar a organizar la misma, de forma que los libros de texto queden más cerca de su espalda.