Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

El misterio de la fortuna que karl Lagerfeld quiso dejar a su gata

'El Cotillómetro'

Parece que no ha podido cumplirse el deseo del diseñador de Chanel

El misterio que hay detrás de la fortuna de 170 millones de Euros de Karl Lagerfeld.

Según publica el diario británico Mirror, existe un gran enigma acerca del destino de la fortuna que dejó el diseñador tras su muerte en febrero del pasado año.
Se cree que el genio dejó alrededor de 170 millones de euros, pero algunas fuentes creen que el importe podría ascender a  400 millones.

En un principio se pensó que la suculenta fortuna iba a ser heredada por su amada gata llamada Choupette, que le acompañaba siempre en todos sus viajes y de quien dijo el propio Lagerfeld que era el amor de su vida. Pero al parecer, según el periódico británico, eso no ha sido legalmente posible. Aunque la dulce gatita increíblemente ya se llevó lo suyo gracias a las campañas publicitarias que protagonizó (se habla de casi 3 millones de euros) además de seguir contando con un agente y de tener su propia página de Instagram.

Los posibles beneficiarios de la herencia

Los medios locales franceses informan que siete afortunados beneficiarios, cinco de los cuales son llamados «los niños de Karl» por actuar como sus musas a lo largo de los años, heredarán millones de su patrimonio.

Los siete nombrados son el boxeador  Sebastien Jondeau, el modelo francés Baptiste Giabiconi, el modelo británico Jake Davies, el jefe de comunicaciones Caroline Lebar, la ama de llaves de Karl, Francoise Cacote, el modelo Brad Kroenig, y el ahijado del diseñador,  Hudson Kroenig.

Un año y medio después de su muerte, el testamento privado de Karl Lagerfeld permanece bajo llave en Mónaco.

Entre los bienes del genial y excéntrico diseñador se encuentran:

Su apartamento de nueve habitaciones del siglo XVIII de Karl en la orilla izquierda de París está repleto de camas que alguna vez fueron utilizadas por María Antonieta, alfombras Louis XV y porcelana Meissen.

Una casa en Biarritz, y un apartamento en Mónaco con vistas panorámicas valorado en 28 millones de €.-

También tenía una biblioteca con 300,000 volúmenes, un armario con más de 1,000 camisas blancas exclusivas y un convertible Rolls-Royce Phantom con un valor de medio millón de euros.