Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Empiezan los problemas para la productora de GH por los presuntos abusos sexuales ocurridos en una de las ediciones

En Telecinco siguen sin decir ni 'pío'

‘El Cotillómetro’

Tras la petición de la fiscalía y la acusación particular, un Juzgado de Colmenar Viejo ha decretado la apertura de juicio oral contra José María López por delito de abusos sexuales ocurrido en Gran Hermano Revolution, el ‘reality show’ de Mediaset, en noviembre de 2017.

Según recogen varios medios, la acusación pide 7 años de cárcel para el ex concursante y 100.000 euros en concepto de daño moral ocasionado a la víctima, Carlota Prado, siendo responsable civil subsidiaria la productora Zeppelin, mientras que la Fiscalía pide 2 años y medio de cárcel para el ex concursante y 6.000 euros de indemnización. A su vez, pide 6.000 euros a Zeppelin por mostrar el vídeo de los presuntos abusos sexuales a la víctima y el consecuente daño ocasionado.

Se impone también una fianza de 133.000 euros para el acusado y para la productora Zeppelin en concepto de responsabilidad civil.

En el escrito de la Fiscalía se detalla cómo se produjeron los hechos aquella madrugada del 4 de noviembre de 2017, después de que el programa suministrada bebidas alcohólicas a los concursantes con motivo de una fiesta organizada para esa fecha, tras la cual, José María presuntamente abusó sexualmente de la joven.

Curiosamente no se supo de el caso hasta finales del 2019, destapándose un gran escándalo que provocó la huida masiva de anunciantes del programa GH VIP7 que se emitía en ese momento, así como ser portada de la mayoría de los diarios nacionales e internacionales como The New York Times.

Pero sin duda alguna lo que más llamó la atención fue el silencio sepulcral tanto de los periodistas, presentadores y colaboradores que trabajan en Mediaset ante tamaño escándalo. Presentadores a los que normalmente se les llena la boca hablando de feminismo y que se han permitido en ocasiones condenar a presuntos agresores sexuales antes de ser juzgados y condenados por la propia Justicia.

Mención también a Ministras como Irene Montero o Carmen Calvo y su famoso: ‘Las mujeres tienen que ser creídas sí o sí’. Pero al parecer, si una productora como Mediaset es la salpicada, mejor guardar silencio pues está en juego mucha publicidad institucional.

El caso de Carlota Prado ha puesto al descubierto la verdadera cara de esta gente y se ha podido ver que carecen de cualquier ápice de dignidad, principios y credibilidad.

#CarlotaNoEstásSola