Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Fibromialgia y Marihuana

Otra forma de combatir el dolor

Hola amigos.

Hoy, y tras un paréntesis de unos días, motivado por la climatología (sabéis ya, que dependo de esas «maravillosas» energías limpias para poder conectarme) vuelvo con algo de lo que ya os hablé en otro artículo.

Volvemos con la Marihuana.

No. No soy un «fumeta». Ni la consumo siquiera. Bueno, si, la uso en forma de aceite o pomada que yo mismo me preparo, y solo cuando los opiáceos que tengo prescritos (Morfina en su forma de «Fentanilo») no hacen su trabajo. Es decir, cuando el dolor que me obliga a depender de ellos, alcanza niveles «duros».

Aunque mi dolor no tiene relación con la Fibromialgia, por convivir con él veinticuatro horas al día, siete días a la semana, sé lo que muchos de vosotros pasáis, y me preocupa.

Tengo muchos seguidores por Twitter y Facebook que padecen la enfermedad. Todos andan como desesperados, porque sus tratamientos apenas les hacen efecto, además de tener efectos secundarios adversos (como la mayoría de medicamentos). Esto no quiere decir que está en contra de la medicina tradicional, ni mucho menos, ¿Qué más quisiéramos que hallar un medicamento totalmente inocuo?.

Por tanto,, y es una opinión personal, jamás debe abandonarse un tratamiento prescrito por vuestro médico. Pero si, que podéis hacer uso de lo que aquí os propongo, como un plus.

La decisión de decirlo o comentarlo con vuestro doctor es vuestra. Yo, personalmente, creo que deberíais. Pero si decidís no hacerlo, no ocurre nada, salvo que tengáis algún tipo de rara intolerancia. No es lo habitual,  debido a que nuestro organismo cuenta con un Sistema Endocanabinóide. Es decir: tenemos un sistema que está preparado para recibir el THC (Tetrahidrocannabidol) y que parece ser, según veréis en el segundo de los vídeos, que su mal funcionamiento podría estar íntimamente relacionado con la enfermedad que os aqueja; la Fibromialgia.

La mayoría de la gente que conozco, y que lo usa, comenzaron ha hacerlo fumando el clásico «canuto de María». Sin embargo, no es la mejor manera, ni la más indicada pues al igual que el tabaco, el humo daña los pulmones. No os lo recomiendo.

En cambio, los efectos nocivos, el «colocón», y todas esa cosas que acompañan al uso recreativo de la Marihuana, desaparecen al consumirlo en forma de «Aceite» o «Pomadas». El que yo me preparo para mi consumo, es una «infusión» de Marihuana en Aceite Virgen de Oliva, así como en forma de «Crema» a base de Marihuana, Cera de Abejas y glicerina.

Del Aceite, es suficiente una cucharilla de las de café una hora antes de acostaros, para que durmáis como angelitos y os despertéis nuevos. Sólo eso, y notaréis la mejoría, si os decidís a probar.

La Crema, es por si en un momento dado sentís un pico de dolor en una zona concreta. Basta con aplicar una pequeña cantidad en la zona afectada, y el dolor desaparece.

Os recomiendo, que os quitéis los tabús que podáis tener en relación a la Marihuana, y a todo lo que oigáis de ella. Al menos, probadlo. No perdéis nada, y podéis ganar mucho.

Como siempre, si tenéis dudas y os puedo ayudar, estoy a vuestra disposición.

Mi e-mail personal es: [email protected]

En él, atenderé vuestras dudas.

Un saludo a todos