Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Hartos ya de los ‘Okupas’ y de que el Gobierno no proteja la propiedad privada

¡La propiedad privada debe ser respetada!

Artículo de ‘El Cotillómetro’

Una triste historia

El último caso que hemos conocido por los medios de comunicación ha sido el de María Ángeles, una señora de 87 años que está  ingresada en un centro debido a un ictus que había sufrido. Además, tiene una hija con síndrome de Down que está ingresada en otro centro. Los médicos le recomiendan que vuelva a su casa de un barrio de Madrid para recuperarse pero la sorpresa es que su vivienda está ocupada por una mujer de origen magrebí y su hija de 9 años.  Al parecer la ‘okupa’, tras haber recibido un chivatazo de un vecino, también de origen magrebí, habría llamado a un cerrajero para  que abriese la puerta de la vivienda vacía y así poder entrar ella con su hija.

Los hijos de la anciana denuncian que faltan joyas y unos 2.500 euros en metálico ( lo comprobaron una vez que la policía  les ‘permitió’ entrar en casa de su madre para poder recuperar algunos enseres, ya que en un primer momento no se les permitió entrar por estar habitada por la mujer)

La ‘okupa’ ha ofrecido negociar el pago de un alquiler pero la familia lo ha rechazado y lo que quieren es que se vayan de la casa.

La familia de María Ángeles no ha querido contárselo a su madre a fin de evitar que ésta se disguste. Tienen interpuestas denuncias tanto por lo civil como por lo penal pero al parecer el caso tardará en resolverse unos 7 meses.

 

Por desgracia cada vez son más lo casos de viviendas, sobre todo propiedad de personas mayores, que son ocupadas por gente que carece de escrúpulos ni tiene el más mínimo sentido cívico y que están siendo arropados e incluso alentados por determinados líderes políticos, que además,se niegan a dar cifras oficiales de las viviendas ocupadas. Viviendas que, en la mayoría de los casos, para obtenerlas ha costado el esfuerzo de toda una vida y en las que se tienen guardados multitud de objetos personales y recuerdos que son destruidos o vendidos en cualquier mercadillo.

Esto debería hacernos tomar conciencia y pensar que nos puede pasar a cualquiera de nosotros o a alguien de nuestra familia.

¿Hasta dónde va a llegar esta injusticia?

El desastre que se avecina para los propietarios:

No nos olvidemos del pre-acuerdo que recientemente han alcanzado PSOE-PODEMOS, reforzará la ‘okupación‘ y limitará los derechos y garantías de los propietarios particulares.

Esto no ha hecho más que empezar…