Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Imposible olvidar a Dolores Delgado contando lo de juristas con menores

'El Cotillómetro'

De auténtica Vergüenza.

Dejando de lado sus famosos comentarios machistas y el despectivo comentario:  «¿Puedo contar lo de éste? Es maricón», refiriéndose al ahora Ministro del Interior Grande-Marlaska, no nos podemos olvidar del episodio tan grave que relató, sin despeinarse, la ex-ministra de justicia socialista y ahora Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, en aquella famosa comida que mantuvo con Baltasar Garzón y  Villarejo, y que no denunció como debería haber hecho. La mayoría de medios de comunicación se hicieron eco del escándalo.

Dolores Delgado aseguró haber visto a jueces y fiscales españoles con menores de edad durante un viaje que realizó junto a un grupo de magistrados a Colombia, según relató ‘moncloa.com’, mediante la publicación de audios de la grabación que realizó uno de los asistentes a la comida que celebraron Dolores Delgado, el ex-juez Baltasar Garzón, el comisario Villarejo y varios  mandos policiales, en octubre de 2009 en un restaurante de Madrid.

La ex-ministra de Justicia socialista y ahora Fiscal General del Estado, nombrada por Sánchez, relató con todo detalle su viaje en compañía de miembros del Tribunal Supremo y de la Fiscalía General del Estado:

«Tenemos un viaje a Cartagena de Indias; íbamos una magistrada de la Audiencia Nacional y yo», empezó a contar. «Luego íbamos con una serie de gente del Supremo, de la Fiscalía General, catedráticos (…) y (…) ‘missing’ en combate (…); intentamos quedar con ellos y nos decían que no», explicó la hoy Fiscal General durante la conversación ante los policías y el ex-juez.

Según su relato, tras la negativa de los jueces y fiscales a que sus dos compañeras los acompañaran, prosiguió Delgado, ella y la magistrada decidieron irse a cenar por su cuenta. «Ella y yo solas, palabra de honor», subrayó la ministra, quien añadió que después se fueron a «tomar mojitos»Nos vamos allí las dos, estamos sentadicas las dos solas y cuál es nuestra sorpresa cuando vemos al grupo de tíos del Supremo, de la Fiscalía General…», agrega. «Con unas tías de 17 años», añadía otro de los asistentes a la comida.

«Menores de edad», pronunció Delgado. «Se levantaron a toda pastilla cuando nos vieron; empezaron con el agobio de que nos habían visto», apuntó la ministra antes de comentar «las explicaciones» que estos magistrados ofrecieron a las recién llegadas. «Camareras del hotel, que nos han dado pena y han venido y no sé qué», relató Delgado en referencia a esas justificaciones que aseguró que les dieron los jueces y fiscales.

Un hecho muy grave que podría considerarse delito al tratarse de menores y ella, en lugar de denunciarlo, contándolo como una anécdota graciosa.

Pues bien, ahora, la Fiscalía que dirige esta señora, ha rebajado la petición de pena para el mayor Trapero para no ir a prisión, ha llevado al supremo la investigación sobre el Rey Emérito y además, ha pedido (sin éxito) que se archive la investigación sobre la manifestación del 8 de marzo.

A estas alturas, todavía hay quien defiende su profesionalidad y neutralidad.