Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

La descarada radicalización política de Telecinco no conoce límites

Si ayer asistimos en Telecinco a un espectáculo lamentable donde un testimonio, muy bien remunerado por cierto,y sin aportar absolutamente ninguna prueba, tuvo más validez que varias sentencias judiciales absolutorias, las cuales fueron cuestionadas por algunos invitados identificados con la extrema izquierda, hoy se ha vivido en directo uno de los peores hechos que se pueden producir en una democracia, en un estado de derecho: el linchamiento a una persona a la que se ha acusado de ser un delincuente sin que haya una sentencia condenatoria, y todo esto con la participación más que activa de una Ministra del Gobierno de España, Irene Montero, entrando en directo en el programa líder de la telebasura.

Así ha sido, Irene Montero, la ministra de Igualdad, ha hecho algo que les encanta a los comunistas, señalar con el dedo, acusar públicamente a una persona sin darle la oportunidad de defenderse. Sí, la ministra de Igualdad ha acusado a Antonio David Flores, en un programa de televisión de máxima audiencia en directo, de ser un maltratador.

Lo que hay que decirle a estos podemitas que nos desgobiernan es que con estas acusaciones, con estas declaraciones, sí se consigue que España no sea una democracia plena, porque hoy Irene Montero, empezando con sus mensajes en la red social Twitter y siguiendo por intervención en el programa Sálvame, le ha hecho un gran daño a la democracia de este país, al vulnerar, de una manera más que flagrante el derecho a la presunción de inocencia de una persona, algo sagrado.

Hoy, gracias a las declaraciones de la podemita Irene Montero, España es menos democracia y está más cerca de las dictaduras que tanto le gusta a este gente, esos lugares donde se señala y se condena a la gente sin un proceso judicial. Porque eso es lo que hoy se ha hecho con Antonio David Flores, condenarlo sin sentencia. Y cosas como esta nos convierte en una democracia más débil.

Fuente: El Diestro