Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

La escandalosa revelación de Minerva Piquero, la ‘Chica del tiempo’ de los 90

Sufrió intentos de soborno

Artículo de ‘El Cotillómetro’

Hace unos días, la que fuera conocida en los 90 como ‘la chica del tiempo’, uno de los rostros más populares de la televisión de aquella época, fue entrevistada en el programa Sábado Deluxe, en el que la periodista mostró su malestar por las críticas recibidas por parte de los medios de comunicación por aspecto físico actual, ya que ha cogido peso debido a un problema de salud.

Reivindicó su lado feminista y aseguró que a veces se había sentido ‘Un trozo de carne’. Criticó duramente a los medios por haber publicado todo tipo de comentarios por su cambio físico ‘por ser mujer’ puesto que, según Minerva Piquero, si el cambio físico se hubiera producido en un hombre no hubiera suscitado esas críticas.

Fue sorprendente cuando aseguró que, sin tener estudios de metereología ni saber absolutamente nada de esa materia,  fue contratada para presentar el tiempo en la cadena de televisión Antena 3 convirtiéndose en la famosísima ‘Chica del tiempo’ que daba diariamente información metereológica en los telediarios de la cadena, así durante 14 años.

 

Pero lo que más nos escandalizó y que aparentemente se pasó por alto por parte del programa de late time, fue al finalizar la entrevista, cuando la periodista reveló haber recibido intentos de soborno durante la época en que presentó el tiempo en Antena 3 televisión. Confesó que recibió varias llamadas en las que le pedían que ‘cambiara las lluvias por algún solecito‘ cuando diera la predicción del tiempo en unas determinadas fechas y para unas determinadas zonas de España. A cambio la invitarían a un viaje a la nieve o a la playa y le pagarían la estancia. Inmediatamente fue interrumpida por la presentadora para dar paso a otra sección, por lo que no nos pudimos enterar de más detalles de su testimonio.

A lo largo de los años, sobre todo en los 80 y 90, mucho se especuló acerca de los intereses de algunas grandes compañías de viajes y hoteleras en que en los espacios dedicados a la predicción metereológica, se contara la predicción del tiempo de manera favorable a sus intereses cuando iban a llegar los periodos vacacionales, pues había mucho dinero en juego. Lamentablemente debía haber algo de cierto en ello, a tenor de lo revelado por una protagonista indiscutible de la época.