Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

La mala experiencia sufrida por el académico Pérez-Reverte con una mujer a las afueras de Madrid

'El Cotillómetro'

Ha querido hacer público el desagradable episodio que le ha sucedido

El escritor y académico Arturo Pérez-Reverte ha querido compartir un hecho en el que por desgracia le ha tocado ser protagonista y pone en alerta sobre el futuro que nos espera con respecto a ciertos comportamientos de determinadas personas que, amparadas por las leyes actuales, intentan sacar provecho arruinando la vida de los demás.

Lo ha escrito en forma de hilo en su cuenta de Twitter:

«Lo que voy a contarles me ha ocurrido hoy, hace sólo cincuenta minutos. Y voy a contarlo porque tal vez sea de utilidad para alguien. O tal vez no.

Dando un paseo cerca de mi casa hablo por teléfono con mi amigo Edu Galán. Se acerca una mujer joven con mascarilla e interrumpe la conversación. Dice que busca trabajo como empleada de hogar, y si conozco a alguien a quien interese. Respondo que no.

Me dice que es portuguesa (no creo identificar ese acento, sino uno del este de Europa) e insiste mucho. Cuando le repito que no conozco a nadie que necesite empleada de hogar, me pregunta, literalmente: «¿Y tienes algún amigo al que le interese hacer el amor?».

Respondo que tampoco tengo amigos así y hago ademán de irme. Me agarra por un brazo e insiste: «¿De verdad no conoces a nadie?». Doy un tirón y libero mi brazo mientras me pregunto cómo habrá llegado hasta aquí (afueras de Madrid): si sola o si la habrá traído alguien.

Vuelve a agarrarme por el brazo. Aunque llevé una vida agitada, me siento indefenso. Ni siquiera me atrevo a zafarme con brusquedad. A esa joven le bastaría con ir a la Guardia Civil y decir cualquier cosa, y yo pasaría esta noche en un calabozo, por lo menos. Eso, de momento.

Libero al fin mi brazo, me alejo, vuelvo a telefonear a Edu y se lo cuento. «Acojonado me tenía» le digo. «Lo que viene de camino y el paisaje que nos espera van a ser de órdago», añado. Y Edu me dice que sí, que en efecto. Que van a ser de órdago.»

Algunos usuarios han querido dejar algunos comentarios e incluso experiencias personales.