Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

La OMS se muestra contraria al pasaporte de vacunación

'El Cotillómetro'

Argumenta que aún no se puede garantizar que sea eficaz para evitar los contagios

Llevamos un año escuchando a todos los gobiernos del mundo decir que hay que seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud en todo. Que si las mascarillas, unas veces sí y otras no, que si las distancias de seguridad, que si las vacunas… pero cuando hacen una recomendación que no les interesa, algunos gobiernos y medios prefieren mirar para otro lado y hacerse los locos.

La OMS se ha mostrado contraria a que los viajeros demuestren que están vacunados para poder acceder a otro territorio asegurando que las vacunas no pueden ser un requisito para viajar puesto que aún se desconocen sus efectos en la reducción de los contagios o la duración de la inmunidad que pueden proporcionar. Así lo ha manifestado el Director regional europeo de este organismo, Hans Kluge.

Kluge ha añadido que no saben cuánto durará la inmunidad de las vacunas y que una vacuna tampoco puede necesariamente prevenir la infección de otras personas. Ha señalado también, que “entendemos que los gobiernos se enfrentan a la realidad política. Sin embargo, existen serias preocupaciones” y aunque calculan que el virus finalizará en 10 meses, eso no significa que el virus desaparezca pero es probable que ya no necesite intervenciones disruptivas.

Asu vez, ha afirmado que el uso de los «certificados de inmunidad» para viajeros internacionales (tanto si se han vacunado como si presentan anticuerpos tras superar la enfermedad) no es recomendable «ni está apoyado actualmente por evidencias científicas».

El organismo resalta que los viajeros internacionales «no deben ser considerados por naturaleza casos sospechosos de COVID-19».

Tanto el Gobierno español como otros países la Unión Europea apoyan la puesta en marcha del pasaporte sanitario con objeto de reactivar la movilidad y el turismo. Pero está claro que lo que van a conseguir es convertir a los  no vacunados en ciudadanos de segunda.