Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Las de «Hermana, yo sí te creo» parece que no se atreven a enfrentarse con Mediaset.

Carlota Prado, la ex concursante de GH y víctima de una presunta violación, no se calla

Artículo de ‘El Cotillómetro’

Nos vienen a la memoria aquellas famosas palabras de la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, en relación a las víctimas de abusos sexuales: «Tienen que ser creídas sí o sí, siempre»  asegurando que la protección de la libertad sexual de las mujeres pasa por ‘aceptar la verdadde lo que dicen‘, ‘siempre’.

También recordamos una la frase de la portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero: «Si una mujer no dice sí, es violación»

 

 

Independientemente de que nos puedan parecer esas afirmaciones un tanto exageradas o no, lo cierto es que ante un escándalo tan mediático como el de la ex concursante de Gran Hermano 2017, que aparece día sí y día también como tendencia en las redes, además de ocupar titulares en los diarios con más difusión en nuestro país, no haya suscitado, salvo error, ningún comentario de condena por parte de la ministra, si quisiera ser coherente con esas famosas palabras pronunciadas por ella.

 

Pero no son las únicas. No hemos visto absolutamente a ningún político pronunciarse sobre este escandaloso caso que está traspasando barreras y del que se están haciendo eco diversos medios internacionales. Más aún, viendo como vemos que cada día se suman más marcas publicitarias retirando su publicidad del famoso concurso de la cadena telecinco (más de medio centenar).

Es más, hay personas que cuestionan a la ex concursante con argumentos que parecen justificar la supuesta agresión sexual que sufrió. Nos da la impresión que en este tema tan delicado hay víctimas de primera y de segunda y a esta joven le ha tocado la peor opción.

Pues bien, Carlota Prado ha estallado y ha publicado un comentario que no nos deja indiferentes:

Lo más llamativo es que está dando la cara en todo momento, sin temer a nadie ni a nada, sin necesitar que se proteja su intimidad.