Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Las fastuosas vacaciones del presi y familia a todo lujo, porque sus majestades lo valen

'El Cotillómetro'

Se siguen riendo de nosotros, con todo el descaro.

Curiosamente el lugar elegido por nuestro presidente del gobierno para pasar sus vacaciones, tirando por supuesto de su inseparable Falcon, ha sido el Palacio de La Mareta, una espectacular fortaleza que fue un regalo personal del Rey Hussein I de Jordania a nuestro Rey Emérito Juan Carlos I y que éste cedió a Patrimonio Nacional. Ahora para uso y disfrute de nuestro presidente, su esposa, sus hijas y su perra.

Pedro Sánchez y su familia, han vuelto a demostrar ser de gustos elitistas, caprichosos y muy caros que no pagan ellos de su bolsillo sino que pagamos los contribuyentes, con la que está cayendo.

Según informa el diario ‘Periodista Digital’, su ‘majestad’ Pedro Sánchez y señora Begona Gómez han ordenado, para que su comodidad y vida de lujo no pueda ser fotografiada por nadie, que se instalen en el Palacio de la Mareta unos muros de placas opacas que impidan que se pueda ver lo que la familia Sánchez Gómez hace en la lujosa piscina del palacio. Ese capricho de nuestro presidente nos va a costar a todos los españoles la friolera de 80.000 euros, nada más y nada menos, pero se merece todo eso y más, dónde va a dar.

Por supuesto el viaje se realiza en su juguete favorito, El Falcon, pero esta vez no han utilizado uno, sino dos Falcon con un coste de 5.000 euros cada hora de vuelo cada uno. Muy ecológico, sostenible y económico.

Nos viene a la memoria el presidente de Irlanda, quien al contrario que nuestro presidente, suele viajar en líneas regulares, sobre todo cuando va de vacaciones. ¿Recordáis el viaje que realizó el pasado año a Gran Canaria utilizando la compañía Low Cost Raynair? Viajó junto con otros turistas rechazando volar en el avión oficial de la fuerza aérea irlandesa.

Pues bien, hay más: tras su estancia de las últimas semanas en el Palacio de Las Marismillas, a la ‘Reina Consorte’ Begoña, le han debido molestar mucho los mosquitos que hay por la zona y han ordenado que sean instaladas mosquiteras en ese palacio por valor de 8.000 euros ¡Ahí es nada!

Pero no pasa nada, aquí lo importante es que “su majestad” y señora sean todo lo felices que puedan ser a pesar de que sus “siervos” se mueran de hambre o de coronavirus. ¿Qué más da? Lo único importante aquí son “sus personas”.

¡¡Lo de esta familia no tiene límites!!