Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

¿Las marcas de ropa deportiva anuncian Burkinis por la multiculturalidad o por pasta?

Defienden el empoderamiento de las mujeres pero al mismo tiempo presentan colecciones de ropa para que vayan tapadas hasta las cejas

Esto está avanzando de una manera tan vertiginosa que asusta.

No hace mucho nos topábamos con una campaña de publicidad de la firma ‘Calvin Klein’ donde presentaban a un «hombre embarazado», o lo que es lo mismo, una mujer trans con aspecto de hombre a punto de dar a luz posando junto a su pareja, un hombre trans con aspecto de mujer. Todo muy lógico ¿verdad?

Ahora la marcas deportivas Adidas y Nike, uniéndose a lo que ya han hecho otras multinacionales, anuncian bañadores para señoras de las de «son sus costumbres». Se trata de los llamados Burkinis, trajes de baño femeninos que cubren totalmente el cuerpo de las mujeres, excepto la cara, las manos y los pies.

En uno de los anuncios en cuestión sugieren que te pongas ese bañador «cuando cubrirte sea tu prioridad«. Pero eso sí, aseguran que el tejido se ha confeccionado con materiales reciclados ¡Muy sostenible todo!.

Tanta modernidad de las grandes compañías que miran por la inclusión, los derechos LGTBI, la igualdad, el feminismo, la sostenibilidad, bla, bla, bla.., pero al final están siendo cómplices de algo que, aunque no quieran verlo, a día de hoy, todavía persiste y no es otra cosa que el trato tan denigrante que se les dispensa a las mujeres en la comunidad musulmana. El castigo a una mujer por dejarse ver sin velo en público puede ser de pena de prisión, multa o incluso latigazos. Todo ello por cometer el «delito tan grave» de ejercer su derecho a llevar puesto lo que quieran.

Lejos de apoyar y defender los derechos de las mujeres que viven en esa cultura tan retrógrada, estas grandes compañías globalistas que aparentan formar parte de una sociedad avanzada, las están facilitando el camino públicamente para continúen sometiéndose a las imposiciones de los hombres poniendo en bandeja su producto. Saben que ahí tienen un buen nicho de mercado y eso, al fin de al cabo, es lo que les importa.