Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Lo que opina sobre la Eutanasia María Castellano, catedrática de medicina legal y forense

'Soy absolutamente contraria a la Eutanasia'

María Castellano Arroyo es considerada todo un referente nacional e internacional en el ámbito de la medicina legal y forense. Es conocida por ser la primera mujer catedrática en una facultad de medicina española y por sus aportaciones en psiquiatría forense y en derecho sanitario.

Nació en Jaén en el año 1948, en el seno de una familia humilde. Aprendió en la escuela rural, en un cortijo sin luz ni agua corriente y con un profesor que les daba clase a ella y otros 15 niños. Estudió medicina y cirugía en la Universidad de Granada. En 1980 se convirtió en la primera mujer catedrática de una facultad de medicina española (Zaragoza), en el campo de la medicina legal.

Fue pionera en el uso del ADN para pruebas de paternidad. Sus líneas de investigación se centran en la violencia en el medio familiar, en la psiquiatría forense y en el derecho sanitario.

Recientemente, en una entrevista concedida a la cadena Cope, se le preguntó, entre otros temas, su opinión sobre la eutanasia. Su respuesta no dejó lugar a dudas:

«Yo he trabajado mucho desde la especialidad de medicina legal y forense, en el tema de la ética y la deontología médica, formando parte de la Comisión Nacional de Deontología del Consejo General de Colegios Médicos.Yo le puedo decir que SOY ABSOLUTAMENTE CONTRARIA A LA EUTANASIA»

«Lo primero que tenemos que establecer son unos conceptos muy claros en sus contenidos para la sociedad e incluso para los profesionales sanitarios: Qué diferencia hay entre eutanasia, suicidio asistido, los cuidados paliativos, la sedación…

Tenemos una cantidad de situaciones con unos recursos propios apropiados para la situación en la que cada paciente se encuentre y eso lo estamos despreciando para ir directamente a buscar que sea legal y que además se ofrece como un derecho el regalar una acción directa y necesaria de la que se derive inmediatamente la muerte. Eso me parece muy mal porque cuando hablamos de suicido, estamos hablando de la voluntad de la persona, incluso en el suicidio asistido, ahí detrás está esa persona que toma esa decisión, muchas veces absolutamente condicionada por sus circunstancias personales, familiares, de soledad, de abandono, de ser una carga…

No es lo mismo el paciente que está en condiciones de decidir, que aquellos a los que se les acaba aplicando la eutanasia, que son los que no deciden, que son los que su voluntad se anula para que sean otros los que decidan por ellos derivándose de eso unos beneficios para los que se quedan aquí, no para los que se van».