Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Más objetos que se nos puede olvidar limpiar en el hogar

Hay más elementos de los que pensamos que necesitan una limpieza frecuente

Como continuación al artículo que hemos publicado recientemente sobre ‘Qué objetos del hogar se nos suele olvidar limpiar’, vamos a seguir añadiendo algunos elementos a la lista:

Los Estropajos

Al limpiar con ellos, solemos arrastrar todo tipo de cosas (migas de pan, restos de comida, pegotes, salpicaduras…), y algunas se quedan incrustadas en el propio estropajo.

Un truco para limpiarlos consiste en introducirlos en el microondas durante un par de minutos para que el calor mate todas las bacterias posibles. Pero sin duda, lo más conveniente es cambiar el estropajo al menos una vez al mes.

 

Las gomas de las mamparas de ducha

Aunque asociemos la ducha como un lugar limpio, esto no es del todo cierto, ya que pueden acumularse en ella muchas bacterias, sobre todo en las gomas de las puertas

Si notas que puedan tener un tono verdoso o marrón grisáceo, debes limpiarlas inmediatamente. Utiliza agua muy caliente y lejía.

Ni que decir tiene si en lugar de mampara tenemos cortinas de ducha. Hay que lavarlas con mucha frecuencia porque son un verdadero nido de bacterias ya que acumulan humedad, suciedad y restos de jabón.

Rejillas de ventilación 

Solemos tenerlas en cocinas o baños y no solemos limpiarlas lo suficiente. Debemos ser conscientes que para respirar el mejor aire posible en casa hay que mantener limpias las rejillas de ventilación. Es conveniente darlas un buen repaso de limpieza con cierta frecuencia. Son un paso constante de aire que acaba acumulando polvo, contaminación del exterior, suciedad, alérgenos e incluso algún hongo (en los casos más extremos), que pueden causar alergias y riesgos potenciales para la salud.

Para su limpieza, nada mejor que utilizar un bastoncillo humedecido en alcohol. Bastará con pasar el bastón por cada ranura hasta completar la labor.

 

Desagüe del lavabo 

El desagüe del lavabo suele acumular restos de cabello, residuos de jabón, grasa o suciedad en general, por lo que conviene realizar una limpieza cada cierto tiempo.  Si tienes un desagüe desmontable, es decir, de los que se puede extraer la válvula, la tarea resulta sencilla pues hay capacidad para introducir parte de un paño con jabón desinfectante para limpiar la cavidad además de la propia válvula. Si se trata de un desagüe fijo, de los de rejilla, deberás hacerte con un cepillo de dientes pequeño, impregnarlo de jabón, introducirlo en sus agujeros, frotar las paredes y a continuación aclarar, para eliminar la suciedad.

Los grifos 

Los abrimos constantemente para lavarnos las manos, por lo que solemos hacerlo con las manos sucias y precisamente por ese motivo los grifos son lugares muy proclives a la acumulación de gérmenes y bacterias. Debes limpiarlos muy habitualmente con un paño y jabón desinfectante. Hay quien utiliza vinagre blanco mezclado con agua caliente y aseguran obtener un buen resultado.

 

Recuerda que puedes unirte a nuestro Canal especifico de Telegram 

Fotos: Pexels