Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Miguel Lago intenta ridiculizar a la Infanta Elena y acaba haciendo el ridículo él

'El cotillómetro'

Además es un cobarde

El humor es sano, el humor negro ya no lo es tanto, pero el humor negro sin pizca de gracia puede ser de lo más patético que te puedas encontrar.

Una pregunta que nos hacemos es qué es lo que se le pasará por el cerebro al colaborador del programa de Cuatro, ‘Todo es Mentira’, Miguel Lago, para querer ir de gracioso intentando hacer unos chistes como los que hace. Y lo peor ya no es que sean esos chistes, lo peor es que después, cuando descubre que ha metido la pata, le echa la culpa a los demás somo si fuéramos los demás los que le hubiéramos obligado a ir de chistoso con un pésimo chiste de muy mal gusto.

Atentos al sujeto. Se para en medio de una carretera porque ha visto un letrero con la indicación de un centro de parálisis cerebral que se llama ‘Infanta Elena’ y se le ocurre la ‘genial y original idea’ de grabar un vídeo con el nombre del centro para colgarlo en la red y hacerse el gracioso. Atentos al nivel de este sujeto porque es muy fuerte, es que llega a parar su coche en un viaje para hacer un chiste con eso ¿Se puede ser más patético?

Pero lo malo no es solo eso, lo malo es que llega el pamplinas y cuando se da cuenta de su gran metedura de pata y que no le ha hecho gracia ni al tato, borra el tuit inmediatamente y despotrica contra los demás para salvar su trasero escribiendo:

“Acabo de borrar los tuits previa captura claro. No me compensa darle a mis enemigos carnaza para su disfrute. Quizá esta medida sea peor pero por lo menos así siguen insultándome en el vacío. No soy víctima de nada, solo quiero una noche de domingo tranquila. Besos a todos“.

Como suele pasar en la red, siempre hay alguien que está al quite rescatando los pésimos tuits.

https://twitter.com/tabarniaBCN/status/1300304303882674176

Hace falta ser gañan y tener más cara que espalda, encima el graciosillo va de víctima: “no me compensa darle a mis enemigos carnaza”. Si es que no tiene nivel ni para pedir unas simples disculpas por haber metido la pata. Lo que pasa es que al tipo no le ha quedado más remedio que justificarse pues ha habido mucha gente a la que le ha dado tiempo a realizar capturas de pantalla.

Curioso que después, no contento con eso, se ha dedicado a colgar vídeos de monólogos para tratar de vendernos que él es así de gracioso desde hace años.

Este es el nivel de Miguel Lago, el  nivel de estos televisivos vendidos y sin escrúpulos. ¿Graciosos? No, gañanes.

Fuente