Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Muy Fuerte: Un fallo de Kiko Hernández descubre el número de teléfono de Carmen Borrego

¿Y la ley de protección de Datos?

Artículo de ‘El Cotillómetro’

Ha ocurrido en directo durante el programa Sálvame, donde se estaba comentando la exclusiva que la hija de María Teresa Campos había concedido a la revista Lecturas, y en la que deja en muy mal lugar al colaborador.

Kiko Hernández, visiblemente afectado por las duras críticas recibidas por parte de Carmen Borrego, a pesar de querer dar a entender que le daban igual, no paraba de ridiculizar a la periodista y mofarse de ella (algo que provocaba las risas del  resto de los colaboradores, incluido el presentador).

Durante varias ocasiones, el colaborador intentó contactar en con Carmen Borrego, marcando su número desde su teléfono móvil, pero ésta le colgaba.

Pero fue a raíz de que el  presentador, JorgeJavier Vázquez  leyera un mensaje que había recibido de la ex-colaboradora por WhatsApp , en el que criticaba con ironía un vídeo que se acababa de poner sobre ella, cuando Kiko Hernández volvió a intentar, por enésima vez y, a pesar de la negativa del presentador, ponerse en contacto en directo con ella.

Ha sido entonces cuando, debido a un grave descuido del colaborador, se ha podido notar cómo saltaba el contestador con la típica grabación para dejar un mensaje, donde se escuchaba con total nitidez el número de teléfono de la pequeña de las Campos. Rápidamente y muy nervioso, el colaborador ha colgado haciendo un gesto de susto. Tras el revuelo montado en el programa, el presentador lo ha querido arreglar asegurando que sólo se habían escuchado 7 de los números de su teléfono ¡Siete! 

Esto no da lugar a tener que hacer muchas combinaciones de números para dar con el teléfono de la ex-colaboradora, si además tenemos en cuenta que muchos espectadores contarán con modernos televisores con la opción de rebobinar.

Nos podemos hacer una idea de el aluvión de llamadas que va a recibir Carmen Borrego por parte de muchos graciosos, gracias a esta metedura de pata.