Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

No podemos estar más en desacuerdo con lo dicho por Jesús Calleja y Amaia Salamanca

Qué diferentes conceptos de vida tenemos

En el último programa de Planeta Calleja, la invitada era la actriz Amaia Salamanca. Y además de los temas que tratan en otros programas, en esta ocasión hablaron sobre la muerte y, en concreto, sobre los cementerios.

En su recorrido por Kirguistán, Calleja y la protagonista de ‘Sin tetas no hay paraíso’ acababan delante de un cementerio y se daban cuenta de que tenían algo en común: la manera de afrontar la muerte. «Nunca he ido a cementerios, no he ido ni a los entierros de mis familiares», ha confesado la actriz.

Calleja pensaba de la misma forma y contó que cuando falleció su hermano Julián de cáncer, él tampoco fue al cementerio: «Nos parecemos en muchas cosas. No puedo ir a un cementerio donde van a enterrar a un amigo o familiar. Incluso al de mi hermano no fui y me quedé con mi madre en un lugar muy bonito hablando de lo bonita que fue la vida de mi hermano».

Contaba, además, que «tampoco fue» su «madre, no la dejé ir, nos quedamos los dos juntos», ha confesado, para después salir corriendo del sitio. «Yo me voy ya… No quiero más cementerios. ¡No me gustan!»

A nosotros tampoco nos gustan los cementerios. Es más, nos extraña que haya mucha gente a la que les guste. Y tampoco nos gustan los hospitales, suponemos que como le sucederá al 99,99% de la población. Pero así como no podríamos entender no visitar a un familiar enfermo porque no nos gustan los hospitales, tampoco podemos entender no ir a despedirnos de un familiar fallecido porque no nos gustan los cementerios.

Por supuesto, cada uno puede hacer lo que quiera en estas situaciones, pero nos parece infantil justificar esas cosas con un simple «no me gusta».