Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

No solo se hunde la audiencia de Televisión Española, también la de Radio Nacional de España

'El Cotillómetro'

RNE registró a finales de 2020 uno de sus peores datos de audiencia de los últimos 20 años.

 

«RNE Somos tu radio» Esta frase es la carta de presentación de la radio pública en sus redes sociales pero, a la vista de los datos de audiencia, parece que cada vez es la radio de menos gente.

Con la todavía administradora única ‘provisional’ de Radio Televisión Española, Rosa María Mateo, no solo se ha hundido la audiencia de la televisión pública, sino también la de Radio Nacional de España (RNE), una cadena de radio que se ha convertido en irrelevante en el panorama radiofónico de nuestro país.

Según informa Invertia, “La cadena pública de radio registró a finales de 2020 uno de sus peores datos de audiencia de los últimos 20 años”.

Y señalan que “en el Estudio General de Medios (EGM) de diciembre registró 1.026.000 oyentes de media diaria, el peor dato en doce años desde que en abril de 2008 llegó a los 1.002.000 oyentes; y fue el segundo más bajo en al menos dos décadas. A comienzos de siglo, RNE superaba holgadamente los dos millones de oyentes por encima de Onda Cero, el doble de lo registrado al finalizar 2020″.

Incluso en la primera ola de 2018, meses antes de la llegada de Rosa María Mateo como administradora provisional, se quedó en los 1.518.000 de seguidores. Hoy, está a 700.000 seguidores de Onda Cero, a 2,2 millones de Cope y a 3,3 millones de Cadena Ser.

Según se relata en el diario económico de El Español, no es casualidad que los oyentes se alejen de la radio pública y las razones que argumentan algunos profesionales y directivos que han estado o están vinculados a radio nacional son la politización del medio motivado por la cercanía de muchos redactores al partido de extrema izquierda Podemos y a su socio de gobierno PSOE, así como la sectarización y las purgas ideológicas que le han llevado a perder credibilidad y por consiguiente audiencia.

También coinciden en que esta manipulación no solo ha llegado a los informativos, sino también en los magacines de mañana y tarde, en los que se alaba continuamente la labor del Gobierno y sus ministerios atacando todo lo relativo a los partidos de la oposición.

La purga ha llevado a más de una treintena de profesionales, con décadas de trayectoria e importantes puestos de responsabilidad al arrinconamiento más absoluto.

Artículo relacionado: Trabajadores de RTVE se hartan y estallan contra Rosa María Mateo

Fuente: El Diestro