Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Obsesión enfermiza, corrupción política y económica… las confesiones de Julián Muñoz que dejan en muy mal lugar a Isabel Pantoja

Tremendo todo lo que ha contado

Cuando se habla de una relación como la que mantuvieron en su día Julián Muñoz e Isabel Pantoja, no solo se está hablando de prensa del corazón o chismorreo, se está hablando de un caso muy mediático en el que ha habido delitos de corrupción política y económica. Ayer Telecinco mostraba en eso que ahora llaman «docuserie» a un Julián Muñoz muy cambiado, mucho más delgado y completamente avergonzado por todo lo que iba a contar.

Parecía estar muy claro antes del programa que Muñoz lo iba a contar todo, entre otras cosas, porque no tiene nada que perder. Y la verdad, con todo lo que ha contado Isabel Pantoja no queda en muy buen lugar y estamos seguros que, en estos momentos, estará terriblemente afectada por las confesiones de quien fue su pareja durante seis años.

En el programa, presentado por Joaquín Prat, intervenía, entre otros, una Rosa Villacastín a la que le recomendamos que filtre un poco mejor todo lo que se dice puesto que ayer demostró lo que está demostrando a diario en sus redes sociales: que no se entera de nada.

Pero yendo al meollo de lo que contó Muñoz la cosa no se quedó en declaraciones puesto que leyó cartas que enviaba a la tonadillera y una especie de diario que escribió mientras estuvo en la cárcel. Vamos, que desnudó por completo su intimidad porque esas cartas parecían escritas por un adolescente y demostraban que estaba completamente obsesionado por la cantante.

«En la prisión te da tiempo a todo, prácticamente todo, a pensar, a leer, a escribir. Es momento de sacar algunas cosas que escribí y que francamente hace mucho que no las leo”. Muñoz procedió así a leer las cartas en las que declaraba su amor a Isabel Pantoja. ”Por fin, he podido hablar con Isabel. Hablar con ella me mantiene con fuerza… Le he contado que le estoy escribiendo cositas, que estoy intentando hacerle una cancioncilla. Me vuela la mente hasta su corazón y me siento muy cerquita de ella. Así se lo he dicho: Me muero por ti, gitanita. No sabes lo que te amo”.

Un amor del que luego se arrepentiría. «Le preocupa que coma, dice que estoy muy delgado… Mi gitana ha leído mis cartas y me ha jurado que las ha leído mil veces y que me quiere con locura, soy su amor. Cuando es tan cariñosa y me llama ‘mi chiquitito’ me derrito, me vuelco loco”. Unas palabras de las que, hoy en día, se siente profundamente avergonzado. «Me produce vergüenza y rabia, el haber querido a una persona tanto, tengo sentimientos enfrentados en la distancia”.

Unas cartas en las que llegó a escribir: «Casi me derrito cuando mi gitana me ha dicho que me quiere más que a ella, que me necesita y que me echa de menos. Ay, mi amor, mi amor… Te imagino abriendo la puerta de la habitación, yéndote al baño y quitándote tus cositas y duchándote. ¿Te guardarás ese cuerpecito para mí? Ella me dice que sí, que no hace nada, que no tiene ganas”.

Una de las cartas continuaba diciendo: “Pienso vivir hasta los 100 años para estar siempre contigo, no dejes de quererme ni un minuto por favor te lo pido”. Unas palabras que, actualmente, le sorprenden: «En serio, ¿he escrito yo esto? Qué barbaridad… Me deja fuera de juego, tendría que estar muy enamorado o poseído”.

Muñoz aclaraba, además, que mantuvo muy poco contacto físico con Isabel Pantoja mientras estuvo en prisión. En la primera visita reconoció que se acostaron, pero ya en la segunda confesó que Pantoja había ido a hacer negocios preguntándole por 400.000 euros que, supuestamente, le habría enviado a su exmujer, Mayte Zaldívar.

«¿Cómo se le ocurre pensar que yo le daba a Mayte Zaldívar 400.000 euros si no los tenía? Ahí me había dado el infarto, la angina, tenía problemas circulatorios y me habían ingresado. Estaba jodido, no percibí ninguna muestra de afecto. Fue una visita fría, no le guardo buen recuerdo. Todo distante. Allí, yo en Jaén y enfermo, me di cuenta que eso ya no iba a funcionar nunca más».

Pero hubo más, puesto que el exalcalde reconoció haberse aprovechado de su puesto en el Ayuntamiento de Marbella y haber recibido favores de amigos bastante importantes. Explicó cómo se había comprado el apartamento en el lujoso Hotel Guadalpin de Marbella y la mansión en la que vivirían un tiempo y que se conocía como ‘La Pera’. Imaginamos que habrá próximas entregas y con revelaciones tan escabrosas como las que pudimos escuchar ayer.

https://www.telecinco.es/julian-munoz/a-la-carta/capitulo-uno-programa-completo_18_3266823446.html