Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

¿Por qué crees que los bomberos recomiendan dar unos golpes en el capó del coche cuando hace frío?

Para evitar sustos y averías

El frío ya está aquí y se va a quedar con nosotros unos cuántos meses. Y si ya durante el día hace frío, durante la noche hay muchas zonas en las que se alcanzan unas temperaturas tan bajas que provocan incluso las habituales heladas nocturnas propias de estas fechas.

Pero esas temperaturas son especialmente bajas, en ciudades como por ejemplo en la ciudad de Valladolid. Debido a ello, los bomberos de esta ciudad han lanzado un consejo a través de su cuenta de Twitter a los vecinos que no tengan garaje y dejen el coche aparcado a la intemperie especialmente por las noches: dar unos pequeños golpes al capó antes de arrancar el coche.

Y el motivo de esos pequeños golpes no es otro que avisar a unos inquilinos habituales de los motores de los coches en invierno: los gatos. Los gatos, ante la llegada del frío suelen buscar lugares calientes donde resguardarse de las malas temperaturas. Uno de sus lugares favoritos son los motores de los coches. El motor es un lugar muy cálido y es un lugar ideal para que el gato callejero se proteja de las bajas temperaturas.

Golpeando el capó del coche avisamos al gato de nuestra presencia, aunque normalmente el felino ya se haya percatado de ella con anterioridad. Pero esto no es algo que suceda siempre y, como ocurre habitualmente, es mejor prevenir que curar. Así evitaremos causar daño al animal y también evitaremos la grave avería que podríamos provocar en el animal y en el coche si el gato se queda atrapado.

Es un consejo muy sencillo y útil, haciéndolo todos los días de frío nos evitaremos sorpresas muy desagradables tanto para el gato como para nosotros mismos.