Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Por qué no es bueno llevar siempre el pelo recogido

Algo muy común por la comodidad que supone

Si piensas que recogerte el pelo de forma habitual es un hábito de lo más inofensivo, te equivocas.

Seguramente en más de una ocasión hayas experimentado malestar o dolor al soltarte el pelo después de haberlo llevado recogido durante horas. Incluso esa incómoda sensación te habrá parecido como que ‘te duele el pelo‘.

Ese dolor se debe a que las terminaciones nerviosas de cada cabello sufren daños. El pelo es una extensión del sistema nervioso. Cuando nos lo recogemos estamos presionando sobre las terminaciones nerviosas que se encuentran en la raíz. Si nos apretamos mucho el pelo al llevarlo con colas, moños o trenzas, con el tiempo empezamos a notar dolor.

Además, según aseguró Angela Lamb, doctora y directora del Westside Mount Sinai Dermatology Faculty Practice, al diario The Huffington Post, nuestro pelo se acostumbra a estar siempre en una posición.  Por eso, cuando nos soltamos el pelo, las terminaciones nerviosas vuelven a estimularse y notamos el cuero cabelludo más sensible.

Si nos recogemos el pelo constantemente de la misma manera podemos acabar dañando el cabello. «El pelo está muerto, está hecho de keratina, pero es verdad que aplicar mucha presión o llevarlo recogido muy tirante puede provocar que se rompa más», indicaba la doctora Lamb.

Recogerse el pelo con demasiada frecuencia, como aseguró la doctora Lamb, puede conllevar «riesgo de lo que se llama ‘alopecia de tracción‘: el pelo se cae por haber estado sometido a tirantez, tensión y estrés».

Se pueden hacer varias cosas para evitar el dolor del cuero cabelludo, el daño y la caída del pelo. Si durante el día se lleva el pelo recogido, lo mejor es soltárselo por la noche. Tratar de evitar peinarse hacia atrás todos los días.También alternar diferentes recogidos como moños, coletas o trenzas (para estas últimas lo recomendable es que no queden demasiado tirantes a fin de no dañar el cuero cabelludo). Y procurar dejarlo suelto durante algunos días antes de volverlo a recoger.