Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

QUÉ consejos debes seguir para poner en orden tu hogar sin estresarte

Por si no lo sabes, el desorden continuado puede afectar a la salud ya que genera estrés y malestar, afectando negativamente a nuestro comportamiento en el día a día.  No tener unas mínimas pautas de rutina y planificación en cuanto al orden, afecta a más gente de lo que imaginamos.

Abrir el armario y no encontrar la prenda que buscamos por el montón de ropa metida dentro, tener la correspondencia acumulada en una mesa, tener papeles amontonados, juguetes de los niños esparcidos por todos los lados, productos de cosmética mezclados, cajones llenos de cosas inservibles…, en definitiva, un verdadero desastre, pero que es más habitual de lo que pensamos.

Te vamos a mostrar varios consejos que te servirán de gran ayuda para poner orden en el hogar:

Ordena cada estancia sin agobiarte

No pretendas hacerlo todo a la vez. Planifica previamente el espacio con el que vas a comenzar y a continuación vete añadiendo el resto de las estancias aunque esa tarea te lleve varios días. Puedes comenzar por tu habitación, seguir por el salón, el resto de habitaciones, el baño y finalmente la cocina, estancia que seguramente suponga emplear mayor tiempo.

Despídete de la ropa que ya no usas 

Por mucho tiempo que las tengas guardadas, hay prendas que de sobra sabes que no te vas a poner. Están ocupando un espacio muy valioso que podrías dedicar a las que verdaderamente usas para tenerlas colocadas holgadamente y de forma ordenada. No hay mejor sensación que abrir el armario y encontrarte la ropa cuidadosamente ordenada, como si de una tienda se tratara. Lo mejor es que te deshagas de ellas, bien regalándolas, donándolas o, si eres mañoso, transformarlas en otras con unos cuantos arreglos.

Cada cosa en su sitio 

Trata de mantener siempre la misma ubicación para cada cosa y cumple con la rutina de dejar cada una en su sitio. Por ejemplo, el lugar para los artículos de limpieza, los cosméticos, las bombillas, las pilas, los juguetes, los zapatos, la taza con la que has tomado el café… procura no dejar objetos desperdigados por la casa. Tan pronto como los hayas utilizado, guárdalos en su lugar correspondiente. Esa tarea no te llevará perder ni 30 segundos. De la otra manera, si los acumulas, recogerlos te llevará mucho más tiempo, te generará estrés y no te sentirás a gusto.

Los juguetes de los niños 

Los que tenéis hijos pequeños, seguro que lo estáis experimentando: juguetes, muñecos, juegos, piezas, balones… repartidos por su habitación, el salón o incluso la cocina. Somos conscientes de la dificultad que esto entraña pero el consejo más importante es que les eduquemos desde pequeñitos que después de jugar deben guardar sus juguetes en su sitio y que vayan adquiriendo esa rutina diaria. Para ayudar en esa tarea, lo mejor es utilizar elementos de almacenaje sencillos y accesibles para que los puedan localizar con facilidad como usar envases transparentes o de diferentes colores.

Ver:  Cómo conseguir que los niños mantengan ordenado su cuarto 

Recoger por la noche 

Para evitar ver el desorden cuando te levantes por la mañana, lo mejor es que pierdas tan solo unos minutos por la noche después de cenar para tener el salón recogido y la cocina limpia. Mete los cacharros en el lavavajillas y limpia la encimera. Deja la ropa metida en la lavadora para ponerla al día siguiente. Aunque sientas pereza, no te costará gran cosa hacerlo y por la mañana te sentirás bien viéndolo todo en orden.

Unos minutos para el baño

El cuarto de baño es uno de los lugares que más utilizaos y ensuciamos a diario, por lo que mantenerlo limpio es primordial. Dedica unos minutos a limpiarlo y quedarlo recogido diariamente, con independencia de hacer una limpieza más profunda en el fin de semana.